29 nov. 2009

Inauguración de la 23ª Feria Internacional del Libro en Guadalajara, y entrega del premio Fil de Literatura a Rafael Cadenas

La inauguración de la Fil fue celebrada esta mañana. Antonio Villaraigosa, Alcalde de la ciudad de Los Ángeles –ciudad invitada de esta 23ª edición de la feria- fue el encargado de dar las palabras inaugurales. ¿Dónde se encuentra la identidad de un pueblo?, preguntó en su discurso, para afirmar a continuación que ésta no se encuentra en la cantidad de productos que importa, ni en lo que produce, ni en lo que comercia, sino en las palabras de sus poetas, en los sonidos de sus músicos y en las imágenes de sus artistas.
Villaraigosa, que ha sido recibido con gran entusiasmo en Guadalajara por ser el primer descendiente de mexicanos en presidir la que, según él, es la segunda ciudad mexicana en importancia, ya que alberga a por lo menos tres millones de mexicanos, afirmó que ya no es tiempo de hablar de muros, sino de puertas, y prometió que habrán más posibilidades para abrir puertas para los mexicanos en Los Ángeles.
En el mismo evento fue entregado al poeta Rafael Cadenas el premio FIL de Literatura en Lenguas Romances 2009.
Adolfo Castañón fue el encargado de leer la semblanza del ganador del premio, y a continuación Cadenas dio un emotivo discurso, el cual comenzó afirmando su voluntad de pasar siempre desapercibido, y su imposibilidad para hacerlo en esta ocasión.
El poeta, nacido en Venezuela en 1940, se ha destacado, según Castañón, por desarrollar en su obra una búsqueda de expresiones auténticas, así como por encontrar la relación entre la ética, el lenguaje y la poesía. “No quiero estilo, sino honradez”, afirma el galardonado en uno de sus poemas.
Cadenas, por su parte, afirmó que Venezuela tiene una deuda inmensa con México, ya que ésta última nación acogió a muchos de los desterrados venezolanos. Agradeció además a México por su literatura, por sus autores, por sus traductores y por sus publicaciones, que tanto han aportado al arte literario latinoamericano.
La poesía- dijo- ha sido siempre el arte que cuenta menos si se piensa en la dimensión cuantitativa. Pero en la actualidad las lecturas en público, los festivales, los concursos que desembocan en publicaciones, las conferencias, los talleres, los conversatorios y el Internet, han ayudado a difundirla. La poesía –agregó- ya no es lo que solía ser hasta el simbolismo y el modernismo latinoamericano. Han aparecido movimientos modernos que la convirtieron en lo que hoy hacen los poetas. Los moldes que duraron siglos se rompieron, luego se buscaron otros para llenar el vacío. Hoy, los poetas tienen la libertad de poner los versos como deseen. Según Cadenas intentar responder a la pregunta de si la poesía es capaz de salvar al mundo, es desmesurado, y algo que sólo Dios podría responder.
Luego, en rueda de prensa, tuve la ocasión de preguntarle al poeta venezolano cómo veía él el futuro de la poesía, dado que en regiones, como Centroamérica, aún se sigue intentando salvar al mundo a través de la misma. –El futuro de la poesía- me respondió- dependerá de los eventos que ocurran. Pero como no es posible preverlo, también es otra pregunta que habría que planteárle a Dios.

2 comentarios:

Alberto B. dijo...

Creo que el FCE le acaba de publicar la obra completa a Cadenas.

Vanessa Núñez Handal dijo...

Sí, exáctamente. Vale en verdad la pena!