8 mar. 2009

Barbie: 50 años de juventud y belleza


Pues resulta que la Barbie cumple 50 años. Esto quiere decir que fue creada en 1959, y que cuando yo jugué por vez primera con varios de sus ejemplares tenía (ella) apenas veinte años (yo seis).
Para mayores datos léanse este reportaje de elPeriódico en el que nos entrevistaron a varias mujeres, entre diputadas (Zury Ríos y Roxana Baldetti), una pastora de la iglesia Casa de Dios (Sonia de Luna, quien presumo es esposa de Cash Luna), una antropóloga (Irma Alicia Velásquez), una empresaria (Yara Argueta) y yo, por ser escritora. Aunque creo que en internet sólo sale al parte del reportaje, pero no las opiniones dadas por las entrevistadas.
¿Qué qué pienso yo de la Barbie? Pues muchas cosas.
Durante mi infancia fue una muñeca que me permitió jugar a ser grande. A través de ella experimenté el tener un carro (aunque no fuera a ningún lado), el tener un novio (guapo, con dinero y con una sonrisa permanente), el contar con amigas para ir de compras o a comer.
Con el tiempo perdí el interés en ellas. Ya contaba con 12 años y había conocido a un niño, quizá un año menor que yo, lo que me hizo dejar de soñar que vivía y comenzar a vivir de verdad.
Las Barbies (dos vaqueras, una tirolesa, una de playa, una de jogging, y dos Kens) quedaron guardadas para siempre en un maletín, junto con sus pequeñas cosas que para mí, en algún momento, fueron importantes.
Hace como un año las redescubrí polvosas y con el cabello enredado en la bodega de mi casa. De la casa de mis papás saltaron, no sé cómo, a mi nueva casa en San Salvador, y de El Salvador a Guatemala, donde también vivieron dos mudanzas. El caso es que viéndolas recordé muchas cosas, pero también pude darme clara cuenta de cómo estas muñecas marcaron mi cosmovisión y mi identidad.
Y es que la Barbie vende un ideal de belleza que, no sólo no corresponde a nuestra raza morena, cabellos negros y más bien baja, sino que además presenta medidas físicas imposibles de lograr: una frente ancha (que no es sinónimo de inteligencia), cabello rubio y abundante, pestañas como de… Barbie, busto imposible para la estrechez de la espalda, tronco reducido y con una cintura posible sólo en caso de extirpación de dos costillas, los intestinos y los riñones, piernas y brazos tan largos que ni con cirugía se logran, pies diminutos e incapaces de sostener un cuerpo tan alto. En fin, la frustración en paquete y con chonga.
Por otro lado, cabe recordar, que si bien en los años 80´s la concepción de la Barbie era ya la de una mujer con rolles específicos en la sociedad (enfermera, médica, veterinaria, etc.), en los años previos la Barbie se limitó a ser una muñeca que representaba el ideal de una mujer joven, linda y sin ocupaciones o deseos propios. Dibujaba así a una masa de mujeres sometidas a la voluntad social de ser para otros y no para sí.
Y aún, hoy día, pese a la atribución de las profesiones más disímiles e irreales (porque no existe la Barbie “señora de la limpieza”, ni la Barbie “vendedora del mercado") el ideal de juventud y belleza occidental va siempre asociado a ella. Y por más que hayan tratado de democratizarla, la Barbie latina, negra o china, no tendrá jamás el mismo espacio que la Barbie aria: rubia y ojos azules. Y es que como me dijo alguien la semana pasada: los pelos negros han sido siempre reservados para las brujas.

10 comentarios:

Carlos dijo...

"los pelos negros han sido siempre reservados para las brujas."

Garrison Keiloor en su programa radial de hoy (9 III 2009) dijo que los dueños de la fábrica Mattel basaron el diseño de Barbie en unas muñecas alemanas para adultos que representaban prostitutas (les llamaban "Lilli dolls"). Es decir, las Barbies para niñas se fundamentan en una de las cualidades atribuidas a, ugh.... las brujas.

¡Que vivan las brujas, rubias y trigueñas!

Ana Patricia dijo...

Buenisima la foto Vanessa! Yo solo tuve una Barbie en mi infancia, que era como realizar el sueño de toda niña... al igual que tener tu par de "Keds" en tu adolescencia, pero fuera de eso, el unico recuerdo que me trae la Barbie es de saber que realmente nunca conseguire a ningun Ken, pues veia claramente que no me parecia en lo mas minimo a mi Barbie... al final ningun libro, ni revista ni catalogo de Barbies te explicaba que es lo que realmente debe importar, esta muy lejos de las prioridades reales en la vida, las sepamos o no, como dicen en algunos mensajes de internet: puedes comprar la mejor casa, pero no un hogar, puedes comprar la mejor cama pero no el dormir en paz, etc... Gracias por tu blog, buenas reflexiones!

Vanessa Núñez Handal dijo...

Hola Carlos.
Es que lo de brujas es justo una forma de llamar a toda mujer que no se avenga a lo estipulado. De ahí que se diga que las mujeres rubias son tontas (y las prefieren los caballeros) -que by the way, es también un estereotipo- y las de pelo negro brujas (por inteligentes... y nadie las quiere, obvio).

Y con respecto al creador de la Barbie, Jack Ryan, justo salió un reportaje de Violeta Gorodischer (otro diferente del que yo cito) ayer en elPeriódico de Guatemala, y que lastimósamente busqué en internet para mandártelo y no lo encontré. Pero en él cuenta que Ryan tenía un su problema sexual de insatisfacción, y que la creación de la Barbie (de Bárbara, por la hija de lo dueños de Mattel) fue precisamente una forma de dar rienda suelta a sus deseos. Dicen que saldrá pronto una biografía de este tipo, al que describen como psicótico sexual. OOOOOOOtro libro que habrá que leer para ver qué hay detrás de este juguete en apariencia inofensivo, pero que ya se va viendo que, como todo en esta vida, está cargado de simbología y pulsiones. Saludos y gracias como siemrpe por pasar.

Vanessa Núñez Handal dijo...

Hola Ana Patricia.
Te juro que esa era la gran jodida: uno podía jugar de Barbie, sentirse la Barbie, pero nunca ser tan ciega para saber que uno no se parecía a la Barbie. Y cabal, uno sabía bien que el Ken, si es que existía, no se lo iba a conseguir una.
Alguien me dijo también la semana pasada (fue una semana de comentarios buenos) que la Barbie representaba además un sistema de consumismo donde lo material era la felicidad. Y claro, si uno fue feliz jugando de Barbies porque ella tenía todo lo que uno no iba a tener nunca: un Corvette, una casa en Malibú, ropa de diseñador, una Van full equipo, etc.

pd: Y los Keds, negros o blancos, y de meter, o no estabas en nada, te acordás?

Beatriz Chacón dijo...

Me parece genial!!!

Claudia dijo...

Buenisima la foto!...por cierto me mato de la risa lo del cabello negro. Yo tengo pelo largo y cafe oscuro..me encanta el cabello negro, y lo he tenido negro. A lo mejor soy bruja!...vivan las brujas!

Vanessa Núñez Handal dijo...

Jajaja, yo igual. Y de plano, hemos de ser brujas. Pero mejor bruja que bruta niña! saludos.

Mazatl dijo...

Barbara alias Barbie

No envejece, marca la moda, muestra tendencias y es puntual con el mundo.

Del escándalo por su aparición al paso por la onda hippie la Barbie se ha ganado fans y detractores con sus poses de astronauta, piloto de fórmula uno o metida en trajes de cualquier oficio peregrino, más su séquito personal de amigas, y su... Kent.

Parecera banal, pero también esta muñeca fetiche es un mirador sociológico, se la acusa de provocar la anorexia, pero a la vez de promover la liberación de la mujer al mimetizarse en profesiones no tradicionales para la ama de casa.

Hace un par de años Barbie estuvo a punto de desaparecer del mapa, por un fallo mercadotécnico de unos chistosos que pensaban ponerse demasiado posmodernos, así que decidieron (lo leímos) "divorciar" a Barbie de Kent, no porque el divorcio signifique liberarse de una relación enfermiza o tiránica, sino porque Barbie descubrió que Kent le había sido infiel, y despechada decide divorciarse. Pero... aunque no hubo manifestaciones publicas, si se observó una caída significativa en las ventas, y los chistosos posmodernos descubrieron que la sociedad no acompaña esa tendencia de romper los valores morales (la infidelidad), es decir: mantengamos la familia unida, así que Barbie y Kent aparecen de nuevo reconciliados ... y... la ventas suben sobremanera.

Para este aniversario en Europa la Barbie personifica a Angela Merkel, lo cual dice hasta donde puede llegar una mujer (Hay que reconocer que Merkel logró mantener a flote el barco que le dejaron medio tambaleante los SD alemanes).

De regreso a lo cotidiano, mi sobrina (...) de seis años, creo que nunca piensa en asuntos de marketing ni de sociología y es feliz con algunas réplicas de Barbie, también le ha pedido a su papá que le pinte su habitación de color rosado, aunque cuando yo le pregunto cuál es su color preferido me dice que el azul brillante como el cielo.

Vanessa Núñez Handal dijo...

Hola Mazatl. Gracias por tu comentario. No sabía lo del divorcio de la Barbie, pero sí, demasiado posmoderno para una muñeca que precisamente representa todo lo tradicional.
Y cabal como vos decís, a la Barbie se le pueden dar las interpretaciones que uno quiera, pero de que forma parte de una cultura occidental donde se le dan atributos de género a cuerpo, de plano que sí. Gracias por pasar!

pd: también mis hijas juegan con las Barbies y las Princesas. Y yo llegué a la conclusión de que ellas también tienen derecho, al igual que yo, a construirme un ideario cultural. Ya luego, sobre esa base, podré yo irles dando mis puntos de vista, que a lo mejor a ellas no les pareceran válidos o creeran que exagero.

SANDY dijo...

QUE BUENA NOTA, BARBIE ES UN AMUÑECA QUE PARA MUCHOS ES ESPECIAL, A MI EN LO PARTICULAR ME GUSTA SEGUIR COLECCIONANDOLAS, TENGO 16 AÑOS ¡SALUDOS!