16 mar. 2009

Así sea...


Hoy voy a hablar de las elecciones en El Salvador, tema que me ha tenido ocupada todos estos meses y sobre todo el día de ayer. Y he querido hacerlo hasta hoy, cuando ya todo está dicho y ya no existe la opción de inclinarse por nadie. No me interesaría hacerlo de otro modo, en realidad.
Puedo decir, sí, que ayer fue un día histórico. No histórico porque haya ganado éste o aquel, sino porque estoy convencida que es ahora cuando se comenzará a escribir la verdadera historia de El Salvador.
Porque la alternancia en el poder no es sólo cambiar de rostro cada 5 años, sino también el cambio de mentalidad, de tendencias, de opciones, de posibilidades. Se trata de un cambio verdadero en que las líneas del anterior gobierno no tengan que ser seguidas a fuerza, aunque sean malas, porque hay un partido que se encarga de imponerlas.
Histórico también porque la gente se dio cuenta de que sí es posible expresar de forma válida su adscripción a otro partido, por mucho que se haya dicho que nos llevará a ser “otra Venezuela”. De eso se trata la democracia: de poder decir hoy día que se simpatiza con la izquierda y mañana cambiar de opinión. ¿Y qué?
Se trata a su vez (y eso sí se echó en falta) de tener opciones de centro, y no verse obligado a votar por la “derecha recalcitrante” o por la “ultra-izquierda”.
Se trata además, de cosas tan sencillas como poder expresar en Facebook, blog, mails, diarios, vía telefónica, televisivamente, sus preferencias partidistas o políticas, y no por ello quedar tachado de “izquierdoso”, “comunistoide”, “fascista”, “vende patria”, etc.
Porque si ustedes han seguido la propaganda, y no me refiero a la hecha por los partidos, sino a la desplegada por particulares en sus medios (Facebook el más), ha sido impresionante el derroche de agresividad, de odio, de polarización y de intolerancia que han mostrado. He visto familiares debatirse públicamente en torno a Dios o rogar al "Altisimo Señor sacramentado" porque no permita que el país caiga en manos de “esos que no creen en ti”. He visto a gente ser insultada por haber manifestado que ya era tiempo del cambio. He leído discusiones sin sentido donde, amigos de años, se declaran indeseables uno con el otro por atreverse uno de ellos a cuestionar el sistema de gobierno. Y he visto también la soberbia con que los perdedores no han querido asumir su derrota.
Da pena... Da pena que tras tantos años de guerra y otros tantos de “paz” no hayamos querido entender la lección. Porque es más cómodo, porque creemos que cerrando los ojos o guardando silencio las cosas no existirán más.
Pues bien, los fantasmas no se marchan hasta que se les ha mirando a los ojos, y tras dos décadas de disimulo, es obvio que el dolor regrese con más fuerza.
He confirmado entonces mi conclusión de que a El Salvador le vendrá bien este tiempo de cambio. Un cambio que debió haber sucedido a mediados de los 90´s. Y le vendrá de maravilla porque las actitudes que he descrito no denotan nada más que inmadurez política, una inmadurez que no ha hecho más que polarizar a la sociedad y hacer imposible el diálogo.
Acabo recién de hablar con alguien por teléfono y me contó que en la Santa Elena los vendedores de automóviles habían guardado sus modelos de exhibición en caso de “violencia”, pero que claro, que como habían sido “esos” los que habían ganado, ¿qué violencia iba a haber? Esta persona, yo creo, no se dio cuenta que ya nuestra muy particular Edad Media terminó.

16 comentarios:

Anónimo dijo...

bueno a mi me ha costado aceptar que funes haya ganado, pero ni modo, asi es la democracia, y a aceptar las reglas del juego aunque duela. ya no me mandaste el video de la entrevista de Avila. YO

Vanessa Núñez Handal dijo...

Pues es que sí, cabal como vos decís: esas son las reglas del juego. Ya te mandé el link, sino buscalo en Youtube, poné Avila Jorge Ramos y ahí te sale. Bye.

Anónimo dijo...

pero ya viste que la mara del frente que no habia dicho ni cuio hoy ya estan sacando cosas??????????? YO

Anónimo dijo...

ahhhhhhh y ya vi la entrevista... es que también vaaaaaaaa
Yo siemrpe

Vanessa Núñez Handal dijo...

Sí fijate, eso estaba viendo. Así que bueno, polarización al máximo. Y ESO si estará fregado si no lo superamos. A ver pues qué es lo que viene.

Patricia Cortez dijo...

Lo siento Vanessa, pero la polarización no se va, ni aquí, ni en Venezuela, ni en El Salvador, ni en los USA, estamos demasiado acostumbrados a los extremos, y no podemos ver "el justo medio", un abrazo y que bien que El Salvador (el pulgarcito), haya logrado algo, que no se quede a medias

Vanessa Núñez Handal dijo...

En eso tenés razón. Estamos acostumbrados a los extremos. Nos gusta ver sangre, ganar humillando al otro... mala onda realmente. Gracias por pasar. Un abrazo.

Anónimo dijo...

curiosa noticia en la Prensa Grafica

www.laprensagrafica.com/el-salvador/politica/23447--arena-gano-en-los-comicios-infantiles.html

Vanessa Núñez Handal dijo...

Curiosa en verdad...

Carlos dijo...

Sé que la definición de lo que es polarización ha cambiado, pero quisiera aportar algunos pensamientos:

-ARENA aceptó el resultado de las elecciones presidenciales de forma democrática. ¿Recuerdan los fraudes electorales de 1972 y 1977?

-El FMLN aceptó su derrota en las elecciones de la alcaldía de San Salvador, también de forma democrática.

-El Salvador tiene un ejército profesional que no interviene en los procesos electorales y que no controla el gobierno.

-Los Estados Unidos (salvo algunos congresistas republicanos) declararon una política constructiva hacia el ganador fuera quien fuera.

-La izquierda hace campaña abiertamente y se expresa abiertamente. Es decir, las dictaduras militares ya no existen para perseguirla con sus Fuerzas Armadas, Guardia Nacional, Cuerpos de Seguridad, cuerpos paramilitares (ORDEN), y escuadrones de la muerte.

-Las torturas, desapariciones y persecusión y asesinatos políticos a mansalva, con algunas excepciones, han desaparecido.

-No existe una Unión Soviética y una Cuba a quien culpar por todo.

-Ya no existen las poderosas zonas de control guerrillera y grupos de comandos armados activos, ni los conflictos internecinos violentos al seno del FMLN.

Desde el punto de vista de alguien que se crió viendo y viviendo estas experiencias, El Salvador los grados de polarización han cambiado ¡Y MUCHO!

Sin embargo, el resultado después de los veintipico de años de gobiernos de ARENA, a pesar de todas las estadísticas económicas positivas que citan y que sólo han beneficiado a una pequeña élite, es un país con los niveles más altos de violencia en América Latina y el mundo, un índice de desarrollo humano bajísimo según las normas del PNUD, una traumatizante experiencia emigratoria que ha destrozado la unidad familiar, un alto precio de la canasta básica de consumo, un sector agrícola decimado, altos niveles de desempleo y subempleo (amilanado tan solo por la recepción de remesas) y sí, una división ideológica desvergonzada que hay que comenzar a conducir hacia la moderación.

En ese sentido, espero que la derecha no se lance por el rumbo de Chile después de la victoria de Salvador Allende y que la izquierda se inspire más en proyecto político de Lula que en otros modelos.

El proceso por lograr la justicia social duele, pero no tanto como la historia de inequidades aberrantes que ya ha vivido América Latina y el Caribe desde hace más de 500 años y cuya versión salvadoreña más de una vez ha llegado al colmo.

Vanessa Núñez Handal dijo...

Hola Carlos. Gracias por tus comentarios que, en la mayoría de los casos me dejan pensando, y mucho.

En cuanto a la polarización, creo que se trata de un término que se aplica más a la sociedad que a los partidos políticos, que por su naturaleza representativa de tendencia y posición política son polos, aunque no siempre opuestos.

Es cierto que hubo un reconocimiento de Arena y el Fmln respeto los procesos electorales, pero es que eso es lo menos que puede esperarse en un sistema democrático (sin perjuicio, claro está de que antes ni eso podiamos esperar). En caso contrario, ya no hablaríamos de polarización, sino de fraude electoral.

La polarización de nuestro país, que luego de Chile está reportado desde 1992 como el país más polarizado de LA, se ve claramente en que en estas elecciones sólo participaron 2 partidos. Es decir, sólo teníamos 2 opciones para elegir. O bueno, una 3a que era el voto en blanco o anulado, que aunque decisión, no era opción.

En nuestro país no existe el centro. Siempre que ha tratado de surgir un partido de esta tendencia, inmediatamente es asfixiado, porque no podemos concebir que exista la social democracia, por ej. O un sistema social que respecte a la propiedad privada... etc. Y esto es fregado, sobre todo para la gente que ya se decepcionó de uno u otro partido. Y ese fue el porcentaje de gente que sencillamente no fue a votar.

Yo tengo sin embargo la espectativa de que ahora sí pueda surgir un centro... vamos a ver qué tanto. Y al igual que vos estoy convencida de que estos 5 años que vienen serán a penas de transición, pero ya es algo, no?

Al menos las ruedas están girando, lentas, pero avanzan. Ahora vamos a ver hacia dónde nos llevan.

Como me dijo una amiga: todo cambio es mejor que la parálisis. Toda crisis es mejor que el status quo.

Gracias y saludos hasta EEUU.

Nancy dijo...

Hola Vanessa. Perdón por venir hasta hoy, pero lo hago en un buen post. Primero pensé que eras hondureña porque conocí tu segundo apellido en ese país. Veo que eres de El Salvador.
Interesante post, si bien en mi vida ya he hablado demasiado de política y decidí participar en los blogs para descansar del mundo real, veremos y seguiremos de cerca las lecciones que El Salvador tiene que darnos en materia de democracia. Aquí las cosas ocurren de otra manera... ya veremos. Abrazos fraternos

Vanessa Núñez Handal dijo...

Hola Nancy. Gracias por tu comentario.
Vos de dónde sos? De Honduras?
Te diré que en El Salvador las cosas siempre han ocurrido como en todas partes, pero parece que hoy nos salimos del huacal. Interesante va a estar sin duda. Saludos y gracias por pasar!

angela dijo...

Hola. Mira vos, hablando de salir de la Edad Media. Ya notaste el cambio de tono que ha dado el Diario de Hoy?

Ahora hasta critican al gobierno y hablan mas positivamente de Mauricio Funes, ya te fijaste?

Saludos,
Angela.

Vanessa Núñez Handal dijo...

Pues fijate que a mí me ha sorprendido tanto la postura de EDH, porque fijate que eran plegadísimos con Arena. Y en el 1er editorial que sacaron, no sé si lo viste, que según la teoría de una amiga no fue escrito por Enrique Altamirano porque el estilo era diferente, se mostraban menos agresivos con la izquierda. No digo condescendientes, porque todavía le decían a Funes que EDH seguía siendo de derecha y que iban a estar vigilantes de que no fuera a meter la pata y a ser extremista.
Pero si ves, hoy resulta que toda la mara que era ultra Arenera, también se han puesto críticas del gobierno y la gestión de los últimos 20 años. Ya se atreven a comentar sobre "los errores que se cometieron" y etc., cuando antes decían ver todo perfecto.
Ahora, espero yo que los medios mantengan su papel de críticos y contrapeso, porque para eso están, para eso sirven, pero eso, ya lo veremos. Saludos.

Pd: cómo está la Sonia? vi una foto y está inmensa su panza!!!!! ya le toca esta semana, verdad?

angela dijo...

Si ya le toca a la Sonita. Aca estoy con ella pero creo que no va a nacer hasta abril. Enviare un email cuando nazca la bebe.

A ver que ondas con los medios, vieras que a mi la mayoria me dan colera por sesgados, tal vez solo El Faro se salva, ojala que se pongan las pilas como vos decis.

Saludos a la familia!
Angela.