22 mar. 2009

De preservativos, violaciones y otros pecados


No cabe duda que todos los días se llegan, hasta los más silenciosos y blancos. Y aunque uno no lo quiera, ocurren.
Resulta pues que hoy simplemente no tengo nada que decir.
Un buen tema para comentar habría sido la desastrosa visita de Ratzinger a África y sus desatinadas declaraciones en contra del uso del condón. O preservativo, como les gusta más a la iglesia llamarlo. Pero han sido tantas y tantas las personas que ya lo han comentado, que siento que ya queda poco o nada que decir al respecto. Además, cualquiera que tenga sentido común y no sea fanático, verá lo ilógico, poco práctico y sobre todo inhumano de semejante afirmación.
En fin, resulta pues que éste dejó de ser un tema polémico en contra del cual todos, creo, estamos de acuerdo. (Nótese lo rara que me quedó esta frase, pero creo que se entiende).
Otro tema sobre el cual estuve tentada a comentar, pero que a última hora concluí que necesitaba mayores datos para hacerlo (siempre es una irresponsabilidad emitir juicios sobre algo sin haber hecho antes al menos el esfuerzo por comprenderlo, salvo claro está a la luz de los tragos o de la indignación) es sobre el matrimonio de Mujtar Mai.
Mai, una mujer paquistaní proveniente de Punjab, fue violada por varios hombres por orden del consejo tribal para castigar a su familia por la relación que supuestamente mantenía su hermano con una mujer de una casta superior. Es decir: ella fue utilizada como chivo expiatorio. Lo interesante de este caso fue que Mai se atrevió a desafiar el silencio que en estos países siempre se impone a este tipo de delitos e interpuso una denuncia, la cual llevó a un escándalo público y aunque el caso sigue actualmente aún en proceso judicial, Mai pudo así romper un tabú espantoso y vejatorio en contra de los derechos de las mujeres paquistaníes. Pero la historia no se queda ahí: resulta que en estos pueblos una mujer violada no puede jamás llegar a contraer matrimonio, simplemente porque no habría de encontrar nunca quien la quiera siendo “impura”. Pero esta mujer acaba recién de casarse con Nasir Abas Gabol, el policía asignado para darle protección cuando su caso se hizo público.
Hasta aquí cualquiera podría decir: ¡Qué bonita historia! Pero como en estas situaciones tan extremadamente bonitas, siempre, óigase: siempre, hay que leer entre líneas, resulta pues que Mai no se convirtió en “la” esposa de este policía, sino en la segunda esposa de éste. Es decir: nunca ocupará un lugar privilegiado, y además, tómese en cuenta que un policía tampoco es que deba ganar gran cosa como para poder mantener de forma digna a dos mujeres y los hijos que con ellas procree. Y por si fuera poco, según declaraciones “románticas” del mismo agente, resulta que Mujtar Mai aceptó su oferta matrimonial luego de varias negativas y de que éste la amenazara con suicidarse si no se casaba con él. ¿O sea que qué? Esta pobre mujer sí que vino a nacer mal. Porque hay que decirlo, cierto es que en todo el mundo y en cada uno de los países el machismo sigue existiendo, pero hay unos donde es más moderado (no digo mejor) que en otros. Pero a esta pobre mujer, cuya vida ha sido malograda por un sistema patriarcal injusto y bárbaro, ya se vio que le tocó nacer en uno de los peorcitos.
Y como el tema es tan rotundamente indignante e inexplicable (tanto o más que las declaraciones de Ratzinger a quien por un momento juzgué como racional (hoy me excuso por ello)) pues me limito sólo a contarles los hechos y que saque cada cual su conclusión, porque yo necesitaría un ensayo de varias páginas para reflexionar sobre cada uno de los temas, que muestran como la intolerancia religiosa puede llevar a aberraciones que condenan a sus víctimas a la infelicidad sin escapatoria.
Pd: Y eso que hoy no tenía nada que decir…

12 comentarios:

Patricia Cortez dijo...

allí es cuando uno voltea a ver a los hombres con los que comparte y piensa "no estamos tan mal", aunque, esta mañana me preguntaron si en realidad estaba casada, porque no uso el apellido de mi esposo, o sea, no soy de nadie. las madres de los compañeros de mi hijo estaban extrañadas, para ellas es un HONOR, perder su apellido e identidad en aras de un "buen matrimonio".
que bien que no tengas nada que decir, ya me hiciste hablar de más.

alberto b. dijo...

Y somos simpre los países pobres los que caen en esas trampas.

No es que no exista el fanatismo religioso en países desarrollados, pero sus matices son distintos y no se dirigen a una sola persona.

Esta mujer actuó quiza por ignorancia pero Razinger? un hombre instruido y filósofo

cuáles son sus motivacioens? no las logro comprender

Vanessa Núñez Handal dijo...

Hola Patricia. Te juro que es son tan extrañas las formas que toma el machismo, que hasta las mismas mujeres llegamos a creer que se trata de algo bueno. Y es que claro, sólo entender teoría feminista le abre los ojos a uno, pero cuántas estarán dispuestas a deconstruir sus mundos? Esa es la gran fregada, nos criaron para creernos débiles y necesitar al otro, salpicado todo con un horrible miedo a la soledad. Jodido, niña, jodido.

Alberto: Yo no sé si esta pobre mujer lo hizo por ignorancia o por necesidad, pero los resultados vendrán siendo bastante parecidos. Coincido con vos en que Ratzinger sí es incomprensible. Es algo así como un científico que todavía quiera afirmar que fuimos creados a la imagen y semejanza de Dios... que los hay. Lo que da miedo en este caso es que sea el Papa: pastor de tantas y tantas almas en este nuestro mundo. De horror realmente.

Chicaborges dijo...

Es curioso como todavía se piensa en el papa como una gran voz que ordena y se obedece. No es así en miles de países católicos hay millones de católicos no sólo de nombre sino "practicantes" teniendo relaciones prematrimoniales con o sin "presrvativo", abortos, robando, mintiendo, etc... Las políticas de la iglesia pronunciadas a través del Papa son escuchadas por millones es cierto pero entran en los oídos de muy pocos y afortundamente hoy día la iglesia no es estado ni ha tenido la vinculación extrema como en el caso árabe o judío dónde la religión rige tanto lo político como lo "moral".

No estoy a favor de la política del no uso del condón ni nada por el estilo. No sé si Ratzinger se pronunciara a su favor más personas lo usarían pero no creo que por que él diga que no...lo dejen de usar.

Es interesantísimo el otro caso pero lo tengo que leer con calma, como tu decís es un asunto largo y tendido.

Por otra parte como ya hemos comentado el uso o no del apellido de casada debería ser decisión propia sin considerarlo un símbolo de opresión o de libertad. Sino la unión de dos familias o algo así... es complicado crecer en un mundo con tantas taras, reglas poco claras, miedo etc... Muy interesante todo lo que discutis!

Vanessa Núñez Handal dijo...

Hola Lorena y gracias por tu comentario.

Quisiera creer que ya el Papa no tiene influencia y que la iglesia poco puede hacer para imponerse. Cierto que el número de feligreses ha disminuido, pero aún hay sectores de la sociedad, más en estos países nuestros tan conservadores, que aún consultan a la iglesia sus decisiones personales.

Por otro lado, el tema del preservativo en el caso de Ratzinger no se restringe al hecho de que los católicos vayan a o no a seguir sus instrucciones como cabeza de la iglesia. Se trata de un líder religioso, ideológico, mundial, pronunciándose en contra de una medida que a cientos de organismo humanitarios y de salud les está costando trabajo implementar, como la única solución (por el momento) para que un paciente VIH positivo pueda continuar su vida normal y sin transmitir el virus a otros. No puede ser entonces que este hombre (Ratzinger) venga como si nada, a manifestar que no debe usarse. Esto les da justificaciones a los hombres que de por sí no lo quieren usar, por machos, porque no les importa contagiar a su pareja, por simple ignorancia, etc. El preservativo no está siendo utilizado, y se esperaba que los líderes mundiales hicieran un esfuerzo conjunto para impulsarlo, y no que contrariaran de forma irresponsable las políticas que se han puesto en práctica en un país donde existen millones de personas VIH positivas y donde se cree que la cura es tener relaciones sexuales con vírgenes, las que son violadas en cantidades aberrantes.

En cuanto al uso del apellido creo que lo que Patricia se refirió es a las consecuencias que puede traer consigo el no usarlo. Usarlo o no es opción de cada cual, pero no que ello determine o no "un buen matrimonio", como efectívamente ocurre, lo cual me parece tremendamente patriarcal.

Saludos y gracias por pasar,

Carlos dijo...

La postura de Ratzinger con respecto a no usar condones, según la entiendo, tiene sentido lógico, pero no tiene sentido real. Lo que él promueve es la abstención sexual pre-marital por principios del dogma. En ese sentido, es lógico que si una persona, antes de casarse, no tiene relaciones sexuales no se verá expuesta a una enfermedad transmitida sexualmente (y tampoco pecará). Hasta ahí, si le veo su lógica a la cosa. El problema es que la abstención no funciona a nivel social. Puede funcionar para algunos individuos, pero no para toda una población. La abstención es la excepción a la regla y es ahí en donde la postura de la Iglesia se desconecta de la realidad y llega a convertirse en una propuesta peligrosa para la salud pública mundial.

Vanessa Núñez Handal dijo...

Hola Carlos. Gracias por tu comentario. Y fijate que frente a esta postura cabe preguntarse qué pasa con los VIH positivos cuya/os eposa/os no están infectadas, y quieren sostener relaciones sexuales.
Habría mucho que decir en torno a todo esto, pero te juro que la iglesia necesita un poco más de practicidad y realismo, y yo pensé que con Ratzinger ello se iba a lograr. Ya veo que no fue así.
Saludos,

Carlos dijo...

Lo interesante para mi es que la tecnología nos ha permitido redefinir el sexo: ya no es una actividad esencial humana cuyo fin fundamental es procrear, sino que la tecnología, los preservativos en este caso, nos ha permitido transformarlo en una actividad que llevamos a cabo puramente por placer y por lo general de manera segura, o sea reduciendo significativamente las posibilidades de contraer enfermedades venéreas. Y no hablar de los beneficios económicos de las familias pequeñas en las condiciones históricas en que vivimos. La jerarquía de la iglesia, podrá entender este fenómeno a nivel intelectual, pero jamás lo aceptarán como una práctica que deberían fomentar entre sus seguidores: el sexo por el placer del sexo... ¡¡¿cómo?!!

Ah, y dicho sea de paso, estoy convencido de que el hombre que crea que los condones reducen la experiencia de placer sexual, no ha aprendido a usarlos.

Vanessa Núñez Handal dijo...

jajaja, ese tu último comentario está genial!

y en cuanto al erotismo, Bataille justo habla de la oposición de los sectores conservadores (léase iglesia) al sexo por el sexo. Y que no debe desligarse de su función reproductiva. Y fijate que yo no digo que Ratzinger esté de acuerdo y promocione el uso del presevativo, pero es que si no tenía nada lógico que decir, pudo optar por el silencio, no?

En todo caso la transgresión es afrodisíaca... :)

Nancy dijo...

Menos mal no tenías nada que decir, jajaja. Has tocado temas siempre polémicos e interesantes. No me extraña que a las mayorías ignorantes les arrebaten sus derechos, lo que me parece increíble es cómo la mujer en estos países, a pesrar de tener educación superior se mantiene fiel a los patrones machistas. Lo que dice Patricia Cortez me recuerda mi propia experiencia cuando estuve casada. Y aunque te parezca increíble, mi divorcio aún no se ve bien dentro de algunos círculos que frecuento. Una persona muy cercana a mí, dentro de mi familia, me dijo un día que admiraba mi "valor" al divorciarme. Y agregó algo así: "Yo, aunque tenga la bota del tipo encima, no lo voy a dejar, no podría." Ella tiene una licenciatura universitaria y da clases en un instituto de nivel medio...

Patricia Cortez dijo...

buena discusión. yo tengo la idea de que el hecho de que el sexo no se realiza sólo por procreación HA CONTRIBUIDO, a la generación y mantenimiento de la familia nuclear que tanto le gusta a la iglesia católica. en especies mamiferas se ve que, no se continúa la relación ya que, acabado el estro, se pierde el interés. mucho del pegamento de las familias nucleares y las parejas monogámicas es precisamente el sexo recreativo y no por procreación, aún dejando "todos los hijos que dios quiera", las posibilidades son de un niño al año, ¿podemos mantener un matrimonio monogámico y fiel con ese número de coitos anuales, tomando en cuenta las dificultades que implica el embarazo para el sexo recreativo?

Vanessa Núñez Handal dijo...

Hola Nancy. Pero es que fijate que la creencia de que la universidad, los estudios o la lectura nos harán libres es mentira. Al menos para nosotras las mujeres, porque el mensaje patriarcal milenario está oculto, bien encriptado, dosificado, es de siglos, y está hecho casi para no ser detectado y que al final de cuentas se asuma como algo "natural", porque "así es", "así ha sido desde siglos ha", entonces cuesta mucho que incluso las mujeres nos demos cuenta de ese "malestar femenino en la cultura". Me ocurrió una vez que frente a un chiste terriblemente machista del marido de una amiga, yo lo paré y le quise explicar que lo que decía era horrible. Lo increible fue que todas las mujeres presentes lo defendieron y me recomendaron como buenas amigas que son, claro, que no me pusiera a la defensiva porque el joven ahí presente sóooooooolo estaba bromeando. Todas universitarias hasta de maestría y extranjeras! Se cree así que el machismo es cosa de clase baja, es de mujeres mensas, de las que se dejan, de las que los maridos no las quieren, etc. Por eso el discurso feminista no penetra eficazmente, porque requiere un desmontaje tremendo de la cultura. Bueno, ya me diste un buen tema para la otra! un abrazo y gracias por pasar.

Hola Patricia.
Exactamente eso opino yo: como puede una pareja tener una vida sexual sana si no son capaces de disfrutar el sexo. No digo yo por cuestiones ideológicas, sino prácticas. Una mujer embarazada, post parto, en etapa de lactancia, etc, no se siente dueña de su cuerpo. Y cuando ya sale de eso, obvio que queda "curada" y no deseando esa afectación física nuevamente. Entonces, cómo podría una mujer disfrutar de las relaciones sexuales si cada una le representa un riesgo de volver a sufrir malestar y al marido de que el dinero simplemente no alcance. Angustiante debe ser vivir así... pero como le dijo un cura a una persona conocida del Opus Dei: Hija, tenés que seguir teniendo los hijos que Dios te mande, porque si no: te vas a condenar!! Lo que me dio más tristeza fue que esta persona me lo contó absolutamente convencida de que así sería. Triste no? Y se une directamente con el tema que antes comentábamos con Nancy.

Saludos niñas y gracias por pasar. Sus comentarios me enriquecen MUCHÍSIMO.