25 mar. 2009

Justicia ¡ya!

Que una madre pierda un hijo, dicen, es la pena más grande que existe. Que de ella jamás se recupera una, pero se aprende a vivir.
Pero que a una madre le maten a una hija de 7 años de una forma brutal, luego de haber sido violada y su cuerpo sea arrojado al mar… no podría ni imaginar el dolor.
Ahora imagínense que con el tiempo esa madre descubra que el violador y asesino fue el padre de su ex marido (papá de su hija), y que éste no la haya protegido, sino que haya decidido encubrir al abuelo violador… es que una de dos: o uno se enloquece o toma fuerzas de Dios sabe dónde para llevar el caso hasta las últimas consecuencias.
Pues esto último fue lo que decidió hacer Hilda María Jiménez, madre de Katya Miranda, la niña que fue asesinada en la Costa del Sol, y por cuya muerte se siguió un juicio en contra del padre, el abuelo y los demás familiares presentes en la casa de la playa la noche en que la menor fue sacada bajo el efecto de sedantes para ser, en principio entregada a unos secuestradores, que a última hora decidieron no llevársela porque la creyeron muerta; y ante esto, se supone que el abuelo aprovechó para violarla y luego deshacerse de su cuerpo en el mar.
¿Puede haber mayor perversidad de parte de un abuelo? ¿Puede haber mayor falta de amor por parte de un padre que, siendo parte de la policía presidencial, en lugar de aunarse a la lucha por castigar a los culpables del crimen de su hija, decide encubrirlos y eliminar toda evidencia del crimen? Es difícil de pensar.
Un juicio fue llevado hace ya varios años por este caso, y la jueza determinó que no había suficiente evidencia para condenar a los culpables. Parece ser que la fiscalía jugó un papel nefasto e inepto en la forma de plantear la demanda y demás evidencias. Por eso ahora, a tan sólo 10 días que el crimen prescriba, la nueva fiscalía ha decidido reabrirlo (pueden leer la noticia aquí) y han recapturado al abuelo, esta vez bajo el cargo de secuestro y no homicidio, ya que según la ley salvadoreña no se puede juzgar a la misma persona dos veces por el mismo delito. ¿El padre? Está desaparecido, obviamente.
Pero de toda esta horrenda e impresionante historia, me interesa rescatar sobre todo el valor y el coraje de una mujer que ha tenido la entereza para luchar sola para esclarecer y hacer justicia en memoria de su hijita que no tenía por qué haber muerto de semejante forma.
De ella se han dicho 1000 cosas, e incluso la jueza Ana Guzmán Morales tuvo el descaro de regañarla en el juicio por haber dejado a sus hijas solas en la playa con el padre!! A consecuencia de lo cual dicha funcionaria fue sancionada por la Corte Suprema de Jusitica, pero el daño estaba hecho.
Sin embargo, este caso es ideal para señalar el hecho de que frente a situaciones como ésta, y a falta de un mejor chivo expiatorio, las mujeres paramos siendo siempre las culpables de todo. El peso que se impone sobre nuestras espaldas es a veces insostenible, y esta mujer es digna tan sólo de admiración. Y que ¿por qué las dejó en la playa? Pues porque ahí estaba la abuela, el abuelo, los tíos, y su padre, que de no haberse ido con otra mujer esa noche, quizás hubiera podido jugar el papel que le correspondía y que Hilda María Jimenez jugaba siempre y que seguramente habría jugado de haber estado presente.
Mucha suerte y que por fin este caso obtenga la justicia que todos deseamos ver.

14 comentarios:

Nancy dijo...

Desconocía este caso que ha elevado mi indignación a los más altos niveles. Como mujer, como madre de dos hijas, como ser humano, me solidarizo con esta valiente madre. Comparto tus apreciaciones y anque en mi país (Guatemala) la justicia también camina a paso imperceptible, confío en que las cosas cambien. Un abrazo

Camila Calles dijo...

Vane, estoy totalmente de acuerdo con vos, este caso llena de indignación, rabia por la inoperancia del sistema judicial, cólera por la inoperancia de un padre...
Desafortunadamente me tocó estrenarme como periodista con este caso, me recorrí todo el proceso, las reconstrucciones que hicieron, las audiencias y el fallo de la jueza....entreviste varias veces a Hilda y me dolían sus palabras…como mujer me dolió escribir esas noticias....ahora como madre, de dos niñas, me duele leer que nada ha cambiado en 10 años....se sigue culpando a una madre, el culpable no paga su delito, los que permitieron el crimen no están, quien cambio de vida fue Hilda y no el que cometió el delito, ella tuvo que huir, escapar...espero de corazón que en está ocasión la fiscalía sí logré actuar como debe y por fin se haga justicia a la perdida de una vida, que es el emblema de muchos otros casos que permanecen impunes, hay muchas vidas que se han perdido y que ni siquiera se registran los maltratos y abusos que sufrieron.

Vanessa Núñez Handal dijo...

Hola Nancy. Es que te juro que el caso es indignante. Indignante el crimen, pero todavía más indignante el proceder de un sistema inepto que en lugar de hacerle justicia a la madre la juzga y la atrapa en una pesadilla de papeles, plazos y burocracia.
Las cosas en nuestro país llegan a límites de verdad asfixiantes. Más aún para las mujeres que llevamos estigmas de años y que tenemos poco espacio de gestión. Espero que todo el sufrimiento de esta mujer haya valido la pena finalmente.

Hola Camila! No sabía que vos habías sido quién cubrió estas noticias en LPG. Es que cabal eso: duele tanto ver a esta mujer en su lucha y los ataques que recibe. No concibo como este caso, tras tantos años de publicidad, apoyo de instituciones y disque de la Fiscalía, no haya podido resolverse.
Y cabal, ayer al terminar de escribir el post justo pensé: y eso que este caso es público, qué pasará con el resto de los casos sobre los cuales jamás se llega a saber? Se me hace puño el corazón, te juro...

Patricia Cortez dijo...

Vanessa: a mi me ha tocado ver de todo en los hospitales. madres y padres que entregan a sus hijas para ser violadas, padres que violan a sus propios hijos.
en lo que tienes razón es que un porcentaje muy pequeño va a juicio y es una pesadilla para la madre que SIEMPRE será culpada por no "cuidar" a sus hijos, al padre tal vez lo compadezcan, a la madre nunca.
seguimos igual...

Vanessa Núñez Handal dijo...

Qué horrible, justamente es así: para la madre jamás hay compasión, para el padre sí. Qué cómodo se ha hecho tener siempre encontra de quién desquitar la rabia y el dolor. Y uno cree que es por ignorancia, pero que una jueza (con preparación para tratar con casos semejantes) sea capaz de victimizar a una mujer que está luchando por hacer justicia, es que es inconcebible, te juro.
Y no es sólo ella, yo he oido comentarios semejantes respecto del caso de otras mujeres que son mamás.
Se trata justamente de la (muy trágica) NO hermandad entre mujeres, y que no hace más que remachar la invalidación nuestra como género.

angela dijo...

Que bueno que comentaste sobre este caso. Como escriben arriba, casos de abuso contra mujeres y ninos pasan a diario, como el caso del bebe en el ISNA, ese fue horrible tambien.

Lo ultimo que lei sobre el papa de Katya es que esta viviendo en Estados Unidos.

Vieras que a mi todavia no me convence la Fiscalia. Esas declaraciones que dio Safie sobre que "...se perfecciono el secuestro" como asi? Yo creo que hay algunos elementos del delito que no se han dado, pero la verdad no se que pruebas es que tendran para que el hombre haga una afirmacion asi. Ojala que de verdad hayan hecho esas capturas porque tienen elementos suficientes y no solo para calmar las presiones porque terminaran saliendo libres otra vez. Salu.

Angela.

Vanessa Núñez Handal dijo...

Es que sí, ahí tenés un buen punto: Safie, el Fiscal General, está buscando la reelección, y según leí en El Faro, este caso pues obvio que le da empuje y buena imagen. Ojalá, ojalá, y no sea el caso y que de verdad esta vez sí tengan elementos y se llegue al final.

Según leí ayer en LPG interpusieron también una denuncia en contra del abuelo por violación de la otra hija... te imaginás! Y que aunque ya prescribió la acción penal (que según el código penal antiguo era de 10 años y ya pasaron 12) aún pueden ejercer la accción civil. Leéte la entrevista de que El Faro le hizo a la mamá... te juro que te parte el alma y da una rabia.

ximena cesc dijo...

Vane, ella vive porque tiene una menor de edad que la necesita taaaanto, imaginate!!!! quien por ella? sino su MADRE????? Dios guarde... y mira.... una pregunta: En caso esta señora hubiera muerto (físicamente) la menor de edad estubiera viviendo con su PADRE????? así es la ley????? que TREMENDO ESCENARIO, de verdad!
Estoy segura que se hará justicia, esta Señora saca FUERZAS de Dios, y va bien.... aqui se cumple "LO QUE NO TE MATA... TE HACE MAS FUERTE!" Deberíamos de unirnos todas las mujeres salvadoreñas a un grupo de apoyo porque aunque es super claro que ELLA TIENE A DIOS Y SE TIENE A SI MISMA Y HA LOGRADO TANTO, creo que siempre cae bien saber que tenes SOPORTE NACIONAL. En caso tengas la direccion electronica de ella porfa mandamela, me gustaría que supiera que estará en nuestras oraciones y que la apoyamos y que siga adelante CON TODO!

angela dijo...

Siii ya lei la entrevista del Faro. Esa fuerza que tiene la senora es increible. Por lo menos esta el consuelo que la otra nina esta recibiendo ayuda profesional en EEUU y que tendra la oportunidad de salir adelante sin miedo.

Tambien vi la nota de LPG, pero lo que yo entiendo es que la denuncia es que abuso de otra nieta pero no es la hermana de Katy sino otra. Imaginate asaber a cuantas otras ninas fuera y dentro de la familia puede haber abusado? Horror...

La Profe dijo...

Hola, bicha, me encantó tu entrada. La verdad es que ignoraba este caso que me ha dejado perpleja y al mismo tiempo un tanto asqueada, porque si no confiamos en nuestra propia familia es que estamos realmente jodidos. Ojalá que esta madre pueda obtener la justicia que se merece la muerte de su hija y que toda esta partida de hijueputas paguen la condena que se merecen. ¿Y la copita de vino que me prometiste? Beso.

Vanessa Núñez Handal dijo...

ahhhhhhh es otra! a la púchica niña, jodido pues. Si es que en un inicio del caso se dijo también que el papá abusaba de su hijo cuando niño, y que por eso éste le tenía un gran miedo aún ahora, ya grande, y que por eso no lo había acusado. Una novela, verdad? Lástima que la pobre niña haya tenido que pagar los platos rotos.

Hola Profe. Pues qué te puedo decir, te juro que son una partida de hijueputas, no es mentira.

Pues chula con lo del vinito, cuando querrás, te llamo durante la semana para ponernos de acuerdo. Bye

Anónimo dijo...

Se me hace que el abuelo saldrá inocente del secuestro, asi como no lograron probar la violación y el asesinato de la niña, se me hace -conociendo nuestro sistema legal- que este tipo se va a salir con la suya nuevamente, espero que no, pero en cuestiones legales, nada me sorprende.

Extraño que este caso vuelve a salir a la luz y ser el centro de la atención, justo después de las elecciones cuando el partido que se mantuvo en el gobierno se estan peleando y tirando culpas arriba y abajo, será solo un distractor?

ahhh ya no se que pensar! teoria de la conspiración?

Vanessa Núñez Handal dijo...

Xime, sorry que se me pasó. No no tengo su mail, ni nada. Yo creo que ella ya no vive en El Salvador, porque la amenazaron y etc.

Anónimo: pues es que estos casos se politizan muchas veces... que qué hay detrás, pues como siempre, no lo sabremos nunca. Pero al menos es una nueva oportunidad de hacer las cosas bien ojalá lo aprovechen. Saludos,

Mazatl dijo...

Las tramas de Joyce Carol Oates
se quedan cortas si está dado que se explora la ficción

La crisis de valores que afecta a buena parte de América latina no puede verse como la postal folclórica de una novela de García Márquez (Crónica de una muerte anunciada) o un cromo de Frida Kahlo (Unos cuantos piquetitos)

De algún modo hay que pasar del comentario y de la nota periodística formal. Recuperar los valores de base para superar la impunidad de la calle, es una vía, sólo una, cuenta la educación, recuperar los espacios que la subcultura ha quitado a la escuela, al hogar y la buena vecindad.

saludos