15 may. 2009

Benedetti, Dalton y un poema

Ahora que he estado hurgando entre las obras de Roque Dalton, encontré este poema que me parece fantástico y que apareció en Taberna y otros lugares (Casa de las Américas, Cuba, 1969). Se los transcribo sólo para que, los que lo conozcan, lo disfruten de nueva cuenta. Y los que no, pues ahí está la ganancia.
También les dejo un video de un poema hecho por Benedetti para Dalton (verlo -que es una manera de "leer" su obra- es buena forma de homenajear al poeta uruguayo según Saramago) y una entrevista del mismo también a Dalton.


El Descanso del guerrero

Los muertos están cada día más indóciles.
Antes era fácil con ellos:
les dábamos un cuello duro una flor
loábamos sus nombres en una larga lista:
que los recintos de la patria
que las sombras notables
que el mármol monstruoso.
El cadáver firmaba en pos de la memoria:
iba de nuevo a filas
y marchaba al compás de nuestra vieja música.
Pero qué va
los muertos
son otros desde entonces.
Hoy se ponen irónicos
preguntan.
Me parece que caen en la cuenta
de ser cada vez más la mayoría!

7 comentarios:

Nancy dijo...

Gracias Vanessa por estos regalos literarios. No conocía el poema de Dalton y mucho menos el video de Benedetti.
Apapachos

Nancy dijo...

Ayer supe la noticia de la muerte de Benedetti y recordé tu blog. Ah, qué coincidencia más especial. Hasta me pareció un homenaje.
Apapachos

Vanessa Núñez Handal dijo...

Hola Nancy. Te juro que qué coincidencia. De hecho, fijate que yo he andado leyendo a Roque Dalton, no a Benedetti, y aunque sabía que éste estaba enfermo, como ya le habían dado de alta, creí que ya estaba bien. Ahora entiendo que del hospital lo mandaron a su casa para que pudiera morir a gusto... En fin, todos tendremos que pasar por eso, sólo que cuando se trata de un autor tan querido uno siente que con él se va un pedacito de uno también. un abrazo.

Jose Roberto Leonardo dijo...

Hola Vanessa,le saluda José Roberto Leonardo, de aquel club de lectura en Artemis, que comentamos su novela "Los locos mueren de viejos", junto a Ana Carolina Alpírez, de elPeriíodico (de donde soy corrector), es la primera vez que le comento, pero soy un constante y ávido lector de su blog, y me parece un buen detalle el recordar a Roque Dalton y a su poesía que debería ser más conocida, al menos entre los autores, espero poder conversar de nuevo con usted y la seguiré leyendo...

Vanessa Núñez Handal dijo...

Hola José Roberto! qué sopresa! gracias por pasarte por aquí y por leerme. Fijate que este poema me conmueve especialmente, porque nombra a mi país y porque Roque Dalton siempre ha quedado ahí, suspendido en la mente de los que lo quisieron como poeta. Su obra es sensacional, uno la lee y podés aspirar el ambiente de la época: de confrontación, de cambios, de sueños. Por eso su muerte resulta tan atroz, porque la poesía y los ideales en ese entonces eran mortales. Un abrazo y platicamos cuando querrás.

Nancy dijo...

¡Si seré despistada! Es cierto, leí tu libro y soy tremenda despistada, con razón me era tan familiar tu nombre. Ah, perdón por no haber ido más atrás en tu blog, es que el tiempo es lo que hace falta.
Ya comentaré, ya platicaremos.
Apapachos más felices que de costumbre.

Vanessa Núñez Handal dijo...

Hola Nancy. No te preocupés, en todo caso gracias por leerme en blog y en novela! un abrazo.