8 sept. 2008

Paula en Nueva York y otros lugares


El que dijo -hace ya muchos siglos- que la literatura era universal, no tenía, estoy segura, la más mínima idea de lo que hablaba. Porque en aquel tiempo las cosas no eran como hoy. Sin prejuicio de que no existían las máquinas de imprenta y que los libros eran un objeto de uso exclusivo de monjes y nobleza ilustrada, tomaba meses, y hasta años, ir de un destino a otro. Así, a un libro escrito en Francia podía tomarle años, si es que no décadas, llegar a ser traducido y llevado a América. Y hablo de América como continente. No como país, que ya es de más reciente creación.
Pues es el caso que "Los locos mueren de viejos" anda paseando ya por aquellos rumbos. Y éste no es un post de propaganda, sino de nostalgia y agradecimiento. Resulta que mi buen amigo Carlos, salvadoreño residente en EEUU y promotor del arte latinoamericano, me ha enviado las fotos que acompaño al presente post.
En ellas me muestra todos los lugares por los que ha andado paseando Paula. La modelo de las fotos es su hija, que según él me ha contado es amante de Foucault (autor de la cita que aparece al inicio de la novela).
Se trata de lugares emblemáticos como Washington D.C., Manhattan, Broadway Street (New York) y nada más y nada menos que la Universidad de Harvard.
De más está decir la emoción que me causa. Hace tan sólo unos meses era un proyecto, y verla ahora recorriendo diversos lugares me produce un dejo de nostalgia y mucho placer, claro está.
Concretamente esta foto, me hace recordar el momento en que concebí el viaje de la mamá de Paula a Nueva York, mismo que financiara Tío Alberto, o más bien, Paula con sus sacrificios. Me encontraba recorriendo esa ciudad por vez primera, y me había impresionado. Esa mezcla de pasado y futuro en tan pocas cuadras me pareció inverosimil, surrealista. ¿Qué sería capaz de hacer por volver?, pensé mientras contemplaba el sin fin de luces que atrapan a la ciudad por las noches. ¿Qué sería capaz de hacer cualquiera por mirarlas?, agregué. Y de ahí salió la idea. Era el otoño del 2006.
Ahora "Los locos mueren de viejos", la historia que Paula tuviera que sobrevivir para poder contar, ha ido a Nueva York. Gracias Carlos por llevarla y enviarme las fotos.

5 comentarios:

Alberto B. dijo...

Hey, qué lejos andan tus ideas. Y para cuándo la otra???

Vanessa Núñez Handal dijo...

ahhhhh en esas andamos, ya te contaré! un abrazo,

Jorge dijo...

Que ondas licenciada Vanessa? Estas lista para tu cumple? Un año menos de vida....que bueno!
Ante todo...Feliz Cumpleaños! Que Dios te bendiga....un abrazo!!!

Mira, lei tu libro. Me gusto bastante. Como podras entender yo no soy muy letrado..pero si me gusta leer un poco. Y en general me gusto mucho.
Lo que mas me gusto fueron las descripciones de todo lo que pasaba...realmente me podia imaginar las escenas. Pero la descripcion que mas me gusto fue la del cumpleaños....por alguna razon me parecio increible!! Tambien me gusto eso de los cassettes transparentes!! me dio mucha risa!
El libro es facil de leer...aunque se traslapa la historia unas dos o tres veces....pero eso mismo lo hace interesante.
No perece un libro de primera vez...como te digo..no soy letrado...pero algunas veces cuando gente escribo un libro por primera vez la redaccion se vuelve muy basica...
El final...lo esperaba distinto.....me gusto..

estoy esperando tu segundo libro......

portate bien...

feliz cumpleaños otra vez....

Inés dijo...

Hey, felicidades!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!

Vanessa Núñez Handal dijo...

Gracias! fue un lindo gesto de Carlos en verdad.