1 ago. 2008

Revelaciones: Vanessa Núñez, por Margarita Carrera

La admirada y renombrada Margarita Carrera, ocupó este día su columna de la Prensa Libre en reseñar mi novela "Los locos mueren de viejos", reseña que transcribo a continuación.
Haber sido leida por Margarita, a quien admiro por su obra y trayectoria literaria, no es sólo un privilegio y un orgullo, sino también un impulso inmenso para seguir en mi oficio de escritora.
Gracias pues Margarita por sus excelentes comentarios y por haber disfrutado de esta novela que busca explicar justamente lo que Usted tan bien ha dicho en su columna, que "nuestra vida no gira alrededor de la razón sino de la sinrazón".

"Revelaciones: Vanessa Núñez
Por Margarita Carrera
Su nombre completo es Vanessa Núñez Handal, una joven escritora salvadoreña que vive en Guatemala.

Abogada que tiene estudios de maestría en ciencias políticas en la Universidad Landívar. También posee una maestría en Literatura Hispanoamericana; catedrática en la Landívar en psicología, filosofía y letras. Se trata, pues, de una persona muy preparada. Acaba de escribir una novela que me ha dejado admirada, Los locos mueren viejos, en donde da a conocer su talento como narradora, y el profundo conocimiento que tiene del psicoanálisis. Desde que uno empieza a leer el libro, no puede soltar la obra. Con capítulos muy breves, el argumento atrapa al lector desde el principio. Aparentemente fácil, presenta la torturada vida de una adolescente que se hunde en el sufrimiento al ser violada, constantemente, por un vecino a quien llama tío Alberto. Lo grave es que la madre es quien la vende, y ella misma también tiene relaciones con el tío. Todo por poder sobrevivir al caer en desgracia económica. La joven, llamada Paula, se refugia al crear un álter ego: María, quien es su inconsciente, capaz de sacar su odio contra la madre relatando su nefasta vida.
Por medio de María penetramos en una psicología profunda. A pesar de ser su primera novela, Vanessa Núñez relata magistralmente los aconteceres internos vistos por una personalidad que recurre a la locura para poder sobrevivir. El odio domina al álter ego de Paula, y venga, así, el odio hacia la madre. Aunque la culpa la sufre el personaje principal, que parece amar a la madre, a quien le escribe cartas. Una especie de laberinto psíquico, profundo y agobiante, que hace que el lector ponga toda su atención para comprender el argumento.
Hay que esforzarse por saber el papel de cada uno de los personajes, la mayoría complejos. “El odio, la culpa y el sufrimiento cruzan esta novela hasta convertirla en la angustiosa narración de una niña que, en su lucha por escapar de su realidad y a una madre castrante —que la ha condenado para salvarse ella misma—, crea un fantasma que la conduce hasta un mundo de enajenación y desasosiego”, se lee en la contraportada.
¿Reflejo de la realidad? ¿Experiencias que la autora logra extraer de sí misma? Porque de acuerdo con el psicoanálisis freudiano, el autor está inmerso en su obra, es imposible un relato que no encierre algo de su vida y personalidad.
La historia gira alrededor de una familia que ha caído en desgracia. Una manera de liberarse del dolor se esconde en la locura. También una manera de venganza ante un mundo cruel y sin justicia. ¿Cuántas familias se hunden en, una u otra forma, en la insania? La obra trae un epígrafe de Michael Foucault: “El gran círculo se ha cerrado. En relación con la Sabiduría, la razón del hombre no era más que la locura; en la relación con la endeble sabiduría de los hombres, la razón de Dios es arrebatada por el movimiento esencial de la locura”. O como diría Freud, nuestra vida no gira alrededor de la razón sino de la sinrazón. Es el mundo instintivo el que gobierna nuestra alma. He aquí la revolución copernicana: no es la razón quien nos guía. En el centro comanda, aunque no lo podamos creer, el mundo oculto de nuestro inconsciente. Por fin, María empieza a morir lentamente dejando liberada a Paula, pero después de su largo encierro en un asilo (sinónimo de manicomio, en El Salvador). Porque el álter ego tiene el papel de la locura, hasta el punto de llegar al colmo de cometer el asesinato del violador. La madre ha muerto enloquecida. Paula se salva. Al final del túnel hay una luz. "

5 comentarios:

Alberto B. dijo...

Wow, de verdad qué orgullo!!!! Felicitaciones y me muero de ganas por leer esa novela!!

Anónimo dijo...

MUY BUENA RESEÑA!!! BRAVO POR MARGARITA Y POR VANESSA!!!!!!!!

Patricia Márquez Garrocho dijo...

Mi superestimada profesora:
Gracias por enviarmela, ya habia leido la reseña, la cual considero en su mayoria acertada, solo un punto, que nada tiene que ver con la novela, le cuestiono a Margarita Carrera, muy humildemente, claro esta.
Las novela la lei super rapido, y sinceramente me sorprendio y me llegó.... esta escrita de una manera sencilla y concisa, me trajo a la mente a el matadero, de Echeverria, por la manera en que uno se envuelve en el texto (recuerdo mucho cuando dijo que debio ser un texto muy trabajado); sin embargo las emociones manejadas, la angustia de la chica Paula (Maria) me hizo conexión, y en muchas maneras me senti ella, la mayor parte de las mujeres en Latinoamerica nos educan de forma reprimida y castrante, fue mi primera empatia -no se si es la palabra adecuada- con ella; las cartas a su madre, en especial la primera, con frases contundentes que encierran un universo de emociones, fue la segunda y asi sucesivamente, confieso me trajo lagrimas, Paula y yo compartimos sentimientos.

Su novela esta salpicada de frases reflexivas que nos hacen sumergirnos en el sentimiento de una manera rapida y efectiva. La felicito sinceramente porque logra transmitir.

Mi opinion es simplemente las sensaciones que me dejo su novela. Gracias por compartir

Patty

Vanessa Núñez Handal dijo...

Muchísimas gracias por sus comentarios. Patty, como te dije en mi mail, no sabés lo que te agradezco que hayás leido la novela y tus comentarios, tan pero tan lindos
tu comentario me llegó al alma, y haber logrado tocar en ti esas fibras, te digo que me hace sentir como si la misión hubiese sido cumplida, un abrazo y nos vemos en clases el martes!

Cristina Tott dijo...

Hola vos,

Te cuento que durante el vuelo que tuve lei completamente tu libro. Si quisieras comentarios al respecto me decis... Estoy muy bien impresionada y te felicito. Tengo una muy mala costumbre cuando leo con atencion que va mas alla de entretenerme con la lectura, y es que trato de encontrar errores... pues no te encontre ni uno. Eso por supuesto no es lo que me gusto sino principalmente el manejo sicologico que haces no solo del personaje principal sino de nosotros los lectores... Asi como tu novio Borges... Te mando saludos desde North Carolina desde donde estoy practicando a ser mama con dos bebes de mi amiga que me encantaria conocieras.

Un abrazo,

Cristina

P.D. Por favor disulpa la falta de tildes, pero en estas maquinas de gringos nunca tengo la paciecia de buscarlas.