18 sept. 2009

Los 1os 100 días de Funes y contando

Los famosos 100 días de Funes transcurrieron como si nada. Esperados por todos (por sus seguidores para ver qué tantos cambios haría, y por sus detractores porque sabían que en 100 días no es posible hacer mayor cosa), fueron la comidilla de los medios.
Me contaron que, para poderlo contar entre sus obras, el Presidente colocó la primera piedra del futuro hospital de maternidad, cuyos trabajos no comienzan ni por cerca, porque ni planos hay del edificio.
Dicen también que el mismo Funes, al ser cuestionado por sus avances en estos primeros 100 días dijo que no se explicaba quién diablos se había inventado lo de los 100 días famosos, que era lógico pensar que en tan poco tiempo nada se hubiera concretado aún.
Dicen también que los periódicos salvadoreños le respondieron sacando notas sobre la historia de los famososo “100 días”, que según dicen fueron invento de Roosevelt.
Lo cierto es que 100 días son muy pocos si los comparamos con los 20 años que Arena estuvo en el gobierno.
Temas como la seguridad no se resuelven tan fácilmente, sobre todo, si se tiene conciencia de que sus raíces son profundas —¡profundísimas!—, y que las medidas a tomar han de llevar la misma cantidad de tiempo, si es que no más, para comenzar a hacer sus efectos.
Mientras tanto, a Arena y a Alfredo Cristiani —que luego de la derrota reapareció con nuevos brillos y con una rabia que antes no se le había visto— le ha resultado muy fácil levantar una crítica (no oposición) constante, que más que bien le hace mal a nuestro ya jodido El Salvador.
100 días es muy poco además para saber cómo habrá de ser el gobierno de Funes. Eso sólo lo podremos juzgar cuando en el 2014 entregue la presidencia a otro u otra, ojalá elegido/a democráticamente, y nos podamos plantear de forma objetiva sus méritos y sus fracasos.
Algunos creen que, luego del mandato de Funes, Arena vuelve al poder. Que porque la gente ya está arrepentida de haber votado por estos que son peores que los anteriores.
Sin embargo, aunque así fuera, no importa. El intento se hizo. Se está haciendo. Los salvadoreños querían (y tenían además todo el derecho) de ver cómo era la vida sin papás dominantes/sabelotodos que les dijeran lo que debían y no debían decir y hacer. Que si fue un error que los salvadoreños eligieran a Funes, pues se sabrá más adelante.
Hoy por hoy, El Salvador está viviendo por vez primera su adultez, la que conlleva responsabilidades y afrontar consecuencias por los actos.
El salvadoreño ya no quería que le dijeran que hacer, y que todavía le restregaran en la cara que si las cosas no salían según lo esperado, era porque no había puesto de su parte (la libre competencia, claro, donde nada es responsabilidad del Estado (menos del gobierno) y todo es culpa del ciudadano de a pié).
En fin que 100 días no son en lo más mínimo representativos de los 20 años de gobierno arenero. Ni tampoco alcanzan para deshacer el entuerto de una empresa que durante todo ese tiempo estuvo diseñada para parecer que funcionaba y para disimular, acompañada de un aparataje periodístico y de partido, cuando alguna pieza se quebraba o algún fusible se fundía.
Démosle pues a Funes los otros cuatro años con 265 días que le faltan, y entonces, al menos, habremos abarcado la cuarta parte de la posguerra. Una posguerra marcada por la intransigencia, la polarización y sobre todo, la incapacidad de un partido de reconocer que toda situación perjudicial para el país, fue creada por ellos y que seguirá siendo su responsabilidad —al menos en parte— hasta por lo menos de aquí a veinte o treinta años. En cuanto a Funes, pues ya veremos qué pasa. Hoy día, aún es digno de gozar del beneficio de la duda... hasta que no se pruebe lo contrario, claro está.

3 comentarios:

Alberto B. dijo...

Creo igual que tú que hay que esperar. Cien días son pocos, pero hay que recordaf que el pueblo tampoco espera mucho y quieren ver resultados lo más pronto posible. Así que el tema no es cuánto le tome a Funes hacer algo sino cuánto quiera la getne seguir esperándolo. Saludos.

Anónimo dijo...

hey todos sabemos que el pais esta en crisis pero mauricio funes no esta apto para presidente miren que paso con el empleo que estan pagando 2 dolares por pantalon y camisa terminado a la genye no le rinde solo es un chantagista disfrazado de pobre que lo que hace es reirse saben yo tuve la oportunidad de hablar con ruben samora y me dijo todos los partidos politicos somos una coalicion bajo la sombra del pueblo piensen que la cagaron con le voto para el fmln

Vanessa Núñez Handal dijo...

Hola Alberto. Esa es la fregada, que las necesidades de la gente son para ayer, no para dentro de otros 100 días. Tenés razón, pero para fines prácticos no es realista creer que 100 días y se resuelven todos. Saludos.

Hola Anónimo. Creo que hay que esperar un poco, no para ser pacientes sino porque no hay de otra.
Cierto es que la desilusión que tenemos por nuestros políticos es grande, que llevámos décadas (sino un par de siglos ya casi) esperando resultados... pero bueno, al menos en el ensayo y el error está ya la ganancia. Veremos qué pasa. Saludos y gracias por comentar.