15 ene. 2009

Estética de las baladas de los 70´s, 80's, 90´s y 00´s (o sea de hoy)

Cosa extraña es la música. Sobre todo aquella que uno ha escuchado desde niña. Me ocurren cosas raras con las baladas que sonaron en las radios y tocadiscos (radiolas de baterías, incluidas) de finales de los 70´s. Y cómo siempre he dicho, algo debió pasar en mi infancia, que yo me las puedo todas, toditas.
José José, Julio Iglesias, Emmanuel, Camilo Sesto, Roberto Carlos, Dyango, todos ellos me iniciaron en mis concepciones amorosas. Todas sus canciones están pobladas de sentimientos intensos y cursilones, y son capaces de hacer sentir las más inimaginadas emociones.
Y para poner un ejemplo: Volcán, de José José, tiene una letra espeluznante. Espeluznante digo porque dice menos de lo que deba entenderse, y juro que a mis 8 años (edad en la que sospecho me ocurrió la mayoría de cosas que me definieron de forma inconsciente) aunque no lo comprendía a cabalidad, yo percibía algo en el tono de su voz, en la interpretación, en los énfasis de la melodía y la letra, que me hacía comprender que no hablaba de una tormenta, un tornado o un volcán de forma literal, sino que se trataba de una metáfora que quizás hoy sea un lugar común, pero que a mí en aquel entonces me impresionaba. Lo de volcán apagado pues nadie puede aún decir a ciencia cierta de qué se trata, pero nos lo imaginamos y la gracia de estas canciones es justamente esa, que dejan todo a la imaginación. Así que uno las adereza como más le venga en gana y así se disfrutan.
Otra canción que siempre me dijo tanto y aún hoy día no logro decir a qué se refería es Lo pasado pasado, también de José José. Porque se trata de un pasado del que no sabemos nada, y sin embargo estamos absolutamente de acuerdo que hay que olvidarlo y además, darle un aplauso al nuevo amor, del que tampoco sabemos nada. Ya olvidé, dice el coro, y es como si se nos estuviera autorizando a recomenzar la vida.
Ya en un contexto un poco más moderno podríamos hablar de Marisela, Marco Antonio Solís y Yuri. De estos, la primera no llega sin embargo a los niveles de profundidad del primer autor citado. Se queda en una simple descripción de situaciones, que muchas veces nos suenan a inverosimilitud. Tu dama de hierro, Sola con mi soledad, etc. son canciones bastante desabridas y trilladas en cuanto a interioridades se refiere, pero digamos que para el común de los mortales puede resultar suficiente la intensidad de la melodía para empinarse un buen trago de tequila.
El segundo, el Buki mayor, va un poco más a la esencia. Hay que tomar en cuenta, claro, que él es compositor e intérprete de sus canciones, lo que lo hace estar unido a la letra de su música desde un inicio. Y eso se nota en la interpretación. El empuje de voz que tiene al cantar melodías como Si no te hubieras ido, viene dado sin duda de su capacidad de modular el aire, pero también por el sentimiento que le imprime. Y aunque sus letras no nos dicen mucho, basta oírlo para sentir ganas de llorar y querer abrazarse a cualquiera que uno tenga enfrente (peor si el despecho que se sufre es grande).
Yuri, por su parte, es excepcional. Sus letras (de autoría ajena) son casi siempre bien escogidas y muy a ad hoc a las entonaciones de su voz, que es potentísima y ayuda a que el mensaje no sólo llegue, sino que además se incruste en el alma. La maldita primavera y No puedo más son ejemplos de ello.
Quizás en la actualidad sólo podría nombrar a dos agrupaciones que para mi gusto logran removerle a uno la fibra sensible: La 5ª Estación y La (ex) Oreja de van Gogh. De ambos, me quedo sin lugar a dudas con la primera, porque la segunda, aunque su intérprete y compositora es muy buena y logra calar hondo (sobre todo por su dulzura de voz), para mi gusto se ha quedado en un nivel un tanto infantil de la expresión de sentimientos, manifestándolos mediante recursos fáciles, como por ejemplo, trayendo a colación una mirada que busca o los acostumbrados chantajes de “olvídame, yo te recordaré”. Entonces no termina de convencerme ni de convertirme totalmente a su causa.
La 5ª Estación, en cambio, no sólo cuenta con la voz potentísima de su intérprete (Natalia algo…), sino que además sus letras, que no se si son de su autoría, bosquejan a la perfección el sentir profundo de una persona en crisis. Diría yo que tiene la misma capacidad de las canciones de José José para dibujar sentimientos sin llegar a darnos una imagen completa, a fin de que sea el oyente el que la concluya como más le guste. Canciones como El sol no regresa son magistrales. “Hace días perdí, en alguna cantina, la mitad de mi alma más el quince de propina”, son frases que cuentan en su totalidad una muy buena historia. Ahí está todo: el cuándo, dónde, y el qué. Lo que falta es el porqué. Y la canción no lo dice por ninguna parte. Es más, termina por hundirnos el puñal del despecho cuando dice “y tras varios tequilas, las nubes se van pero el sol no regresa”.
Así que como puede verse, también en la música encontramos buenas y malas historias, que nos mueven o nos dejan tal cual. Extraña pues la forma en que nuestra alma necesita siempre de emociones y las obtiene de los lugares más insospechados, como las viejas baladas de siempre o las nuevas interpretaciones de moda. ¡Salud!
Pd.: Y uno del que otro día hablaremos es Juan Gabriel. De él les dejo una joyita en video, que pueden ver aquí.

11 comentarios:

Anónimo dijo...

El que te hizo falta poner es Julio Iglesias. Siempre me gustó. Mi mamá lo oía a todas horas y decía que estaba enamorado de él. El Puma también fue de esa época y tenía canciones lindas. Pero me quedo con JI. YO

Ana P. Ramírez dijo...

Gracias Vanessa, otro dia te faltaria complementar el blog con las peliculas de antes, y TENES QUE HACER MENCION A LAS QUE VIMOS JUNTAS EN EL CINE MERLIOT!!!! :)

Vanessa Núñez Handal dijo...

Cierto, a Julio Iglesias sólo lo mencioné. Pero es que él va en ooooootra categoría, yo pienso. Es como smooth balad, si es que existe el término. Es decir, es de relax, no para pensar o para sentir, yo creo.

Y Patty, como te dije en el mail, lo que pasa que yo no mucho era de cine. Quizás de 1985, ya cuando a uno le entra la "malicia" pues sí ya iba con la mara y por algún bichito que me invitara. Pero de ahí, no tengo mucha cultura previa.
Y lástima fijate que no nos tomamos fotos en el Cine Merliot! nunca creímos que estábamos haciendo historia!!!

XX dijo...

chivo, mira pero me gusta mucho como escribis, no se tenes un no se que (yo no conozco de literatura ni estilos ni nada) pero que le dan a uno muchas ganas de leerlo... te felicito y gracias por traernos tan lindos recuerdo, a mi me pasa exactamente lo mismo, que me puedo de memoria las canciones y hasta siento que estuve enamorada de las canciones, del amor, de algo pero al oirlas me acuerdan mucho a mi mama...
Sabes en aquellos tiempos que mi mama las oia yo en mi inocencia, yo decia que mi mama al oirlas pensaba en mi papa y que seguia enamorada de el (aun no conocia a su actual esposo) y eso me daba un sentimiento de paz por un lado, pero por otro de compasion hacia ella porque decia pobre mi mama pues nunca mas lo va a tener... son sentimientos raros, pero reales!
Gracias por compartir cuidate

Anónimo dijo...

Desde que vi el titulo me puse a sonreir...ya me imaginaba que nuestra amiga saldria a relucir cuando mencionabas a los Bukis...pero esta vez no.
No hay duda que la musica se le pega a uno y como dices aunque uno esta pequeno capta que hay algo implicito aun cuando no fuera expresado. En primaria estudiaba en el Bethania, cuando llego una companera diciendo "Uy, ya oyeron la cancion que dice "lo siento mi amor, hace tiempo que no siento nada al hacerlo contigo" y es dificil explicar que sabiamos y a la vez no sabiamos de lo que implicaba esta cancion.
Y asi, todo lo que va acompanado de musica siempre se me queda...tanto es asi que ya en la U cuando estudiabamos anatomia y ya no se nos quedaba el nombre de las estructuras y donde se ubicaban...unos amigos y yo decidimos hacer canciones, desde alli nunca mas olvide el trayecto del nervio radial "El nervio radial, ya lo encontre, mira que emocion...en el canal de torsion..." y asi sucesivamente.
Ya viviendo en Guate ibamos una vez en el carro y salio "Gavilan o Paloma" (yo siempre habia interpretado esa cancion como que el hombre creia el muy experto en las artes del amor y a la hora de las horas la mujer le habia salido mas adelantada)...pero mi amigo me dijo..."que terrible que le pase eso a uno, que se lleve uno a una mujer y a la hora de las horas le salga un travesti"...
Me desahogue o le conteste a un mal amor con "Lo que un dia fue no sera"...y por ultimo "Me olvide de vivir" de Julio Iglesias siempre me hizo reflexionar que hay que disfrutar el trayecto...
Hasta aqui me quedo...Vapuejalu. Lissette

Vanessa Núñez Handal dijo...

Mirá bien yuca, porque ahí se demuestra que la mente de un niño es super sensible. Con los años, para protegernos yo creo, vamos perdiéndola.
Y como te decía, justo eso traté de expresar, que la música va unida muchas veces a los recuerdos, a las cosas que nos marcaron, y cuando las oímos que como que todo vuelve. Viste los videos? El del Buki en Viña, que croe que ya se los había mandado por Facebook es apantallante! El tipo tiene un control del escenario yuquísima. Y yo insisto, hasta sexy se mira.

Anónimo dijo...

NOOOOOOOOOOOO pero Julio Iglesias también tiene buenas cancioens: Pobre diablo, por ej. YO

Vanessa Núñez Handal dijo...

Hola Lisex. No sé porqúe me salió tu comentario hasta ahora, pero bueno. Me he matado de la risa con lo del travesti. Yo también entendía eso, que el tipo era como impotente o algo. Pero para que veás, lo bonito de esas canciones es que cada cuál piensa lo que quiere, no te están dando todo masticado, tons las emociones que uno tiene escondiditas pueden aflorar.
Qué mate de risa también lo de tus nervios de torción.
Yo no sé si vos te acordás un día que íbamos en el carro con tu mamá, y yo le pedí que nos pusiera un cassette y cabal que sale: "Hacer el amor con otrooooooooo, nooooooooo, nooooooo nooooooo", jajajaja.
Y a la Ana Patricia no la mencioné con el Buki porque la verdad es que tengo que admitirlo: El Buki ya me conquistó el corazón!

Vanessa Núñez Handal dijo...

Mi amiga Lilian Fernández Hall, me acaba de señalar algo, que yo pasé por alto: estamos en la década 00 y no en la 10. Realmente se me fue la onda, pero es cierto. Lo voy a modificar en el título por pura cuestión de estilo, pero queda aquí constancia. Saludos.

Anónimo dijo...

Hoy sí tocaste un tema visceral. A todos nos llega la música al corazón!!! Imposible no relacionarla con determinados momentos de nuestras vidas. Con ciertas canciones volvemos a amar, a llorar, a reir, volvemos a sentir ternura o ira. Hay una canción de José José que se llama La nave del olvido. Si la oigo, todavía moqueo.... y así te podría mencionar un montón. De Julio Iglesias, el más universal de todos, te diría que lo puedo oír en cualquier "mood" y me llega... Saludos.

Vanessa Núñez Handal dijo...

Tenés razón, La nave del olvido es corta venas, pero no sé porqué no es de mis favoritas. Yo supongo que también todo depende de las viviencias que uno haya tenido. Pero la voy a volver a oir y te la comentaré.