21 ene. 2009

Obama, la historia y la desesperanza de centroamericana

Me desconciertan estos actos protocolarios gringos, donde todo es tan… ¿American? Sí, tienen un toque de solemnidad y un olor a artificial. Porque si comparamos la existencia de culturas europeas vrs. la estadounidense, resulta obvio que esta última ha sido creada “ad hoc” sin mucha tradición y sin mucho arraigo. Y claro, un poco más de dos siglos de independencia pues no es nada dentro del contexto histórico universal.
Y sin embargo, pese a que el discurso de Obama no me pareció loable, ya que más pareció un discurso de campaña donde las promesas abundaron, de él hay un par de cosas que rescatar y contraponerlas a nuestra realidad como centroamericanos.
¿En qué radica la diferencia entre nuestros países y EEUU? ¿Porqué luego de su independencia EEUU logró levantarse con tanta rapidez, y nosotros nos quedamos dando vueltas en el mismo lugar sin haber logrado hasta hoy (casi 200 años después) llegar a nada?
Sin duda se trata de un sin número de factores, entre los que podemos mencionar la conquista por parte de Inglaterra y no una España medieval, la eliminación de la raza originaria, la religión calvinista, su espíritu capitalista innato, su cultura, educación, visión de futuro, etc.
Pero ahora, oyendo el discurso de Obama me quedó claro que esta nación a la que tanto criticamos y al mismo tiempo admiramos, posee una corta pero concisa tradición, y se arraigan a ella como si de sus abuelos directos se tratara.
Obama recalcó en su discurso, que pese al a crisis, no había duda de que podían salir adelante, pues sus ancestros lo habían hecho y bajo circunstancias aún más apremiantes. Y sus recuerdos (que quizás no sean los suyos ya que su padre no es ni siquiera americano) se remontaron a los primeros colonizadores. Sí, esos a los que hoy se celebra en el día de Thanksgiving.
Ha llegado la hora de escoger lo mejor de nuestra historia, dijo. Luego, Obama invocó también a los inmigrantes y viajeros, a los que conquistaron el lejano Oeste, a los que hicieron la guerra de secesión y a los que se sacrificaron para que los norteamericanos de hoy día, pudieran vivir una vida mejor. Invitó entonces a toda la nación a hacer lo mismo, para que sus hijos, y los hijos de sus hijos, pudieran tener una mejor patria.
También la senadora Dianne Feinstein, quien fue la encargada de dirigir la ceremonia y el protocolo, expresó una frase histórica. El mundo entero nos está viendo, dijo. El cambio que quedó representado en las paredes del Lincoln Memorial (cabe recordar que Abraham Lincoln fue asesinado precisamente por sus ideas abolicionistas) finalmente alcanzó la Casa Blanca. Me sorprendió no sólo su conciencia de ser observados y admirados, sino también su conciencia histórica. Se trata de una política de alto nivel, pero que tiene absoluto conocimiento de que en ese momento estaban cerrando un círculo histórico. ¿De cuántos de nuestros políticos podríamos decir lo mismo?
Siempre me sorprende, por otra parte, la religión tan básica que profesa esta nación tan poderosa. Religión que si quieren es usada en actos públicos y que no es popular o no es del día a día. Lo cierto es que sí existe un intento por comprometer eso que nosotros, los centroamericanos, hace mucho guardamos en un cajón por que nos resulta inútil: el alma. Hemos dejado de involucrar el alma en todo. Operamos por practicidad, por necesidad o por lógica. Pero ya no ponemos el corazón en lo que hacemos. Valga decir que las guerras civiles y los conflictos armados nos desgastaron y desencantaron, y ahora, contrario a lo que Obama planteó en su discurso, se nos hace muy difícil escoger entre la esperanza por encima del miedo. La unidad de propósito, sobre el conflicto y la discordia.
Y finalmente, Obama dijo una frase sin parangón, algo que sin duda alguna ha marcado el curso histórico de esta nación y la ha convertido en el imperio que es: Rechazamos por falsa la opción entre nuestra seguridad y nuestros ideales (en abierta referencia a la falta de moral del gobierno anterior y los dos millones concentrados en el Mall aplaudieron con fuerza). Nuestros próceres aseguraron los derechos del hombre. ¡No se renuncia a los principios!, agregó.
Y esto fue lo que justamente no entendió Bush y lo llevo a los espantosos niveles de impopularidad con que se marchó. Esto fue lo que justamente permitió a Reagan intervenir de la forma en que lo hizo en Latinoamérica sin convertirse en el monstruo que hoy es Bush para muchos. Esto fue lo que permitió que esta nación se conmoviera y se levantara luego del asesinato de Kennedy. Y eso precisamente es lo que ha hecho que nosotros sigamos metidos en el mismo hoyo de pobreza, corrupción y deshumanización en que vivimos.
No tenemos principios como naciones. No tenemos nada a qué asirnos cuando las cosas nos fallan. No tenemos a qué recurrir cuando no se ve una luz al final del túnel. Es por esto que nos desesperamos y somos capaces de ver con absoluta indiferencia el sufrimiento de otros. Es por esto que no logramos estar unidos y empujar juntos en el mismo sentido. Es por esto que los políticos tienen carta blanca para aprovecharse de su poder y hacer lo que quieran con nuestros países.
Pues bien, God bless America, y ojalá, que de cuando en cuando, también a nosotros, porque buena falta nos hace.

11 comentarios:

Anónimo dijo...

Y la prueba está en que la gente sea capaz de seguir votando por un puñado de ladrones que durante dos decadas se han hecho más ricos. Exactamente no sabemos ni quienes somos. YO

Carlos dijo...

Creo que hay que agregar el tema de las alianzas y prioridades de EEUU y las élites criollas de América Latina. En estas relaciones son evidentes los intereses propios de esos sectores a expensas de sus ciudadanos. Pero por comparación a los EEUU, que logró crear una clase media poderosa, nuestros países han fallado en la ampliación de esos sectores. Nos hemos quedado con unas élites y clases medias chicas y una gran masa de ciudadanos pauperizados. No cabe duda que los EEUU participaron activamente en ese esfuerzo durante la Guerra fría. Les importó más aliarse con las élites y sus ejércitos que con los intereses de los pueblos. Muchos intentos por crear una clase media fueron vistos como radicales y comunistas y se perdió la oportunidad de democratizar a nuestros países. Los EEUU jugó un rol activo en el desarrollo económico y político de Asia. Cabe preguntarse, en ese sentido, que por qué EEUU no le dio ese tipo de prioridad a América Latina. A nivel económico y en ciertos aspectos políticos, México pudo haber sido como Korea del Sur o Japón. Centroamérica como Singapur o Malasia. ¿Por qué no? En el siglo pasado estos países vivían en un atraso social, político y económico y míralos ahora… Según algunos expertos, esos niveles de desarrollo se deben en cierta medida al rol positivo que jugó los EEUU en esos países.

Como ya sabés, me estimulan tus posts.

Un caluroso saludo.

Vanessa Núñez Handal dijo...

Hola YO. Leíste el artículo que te mandé de Centroamérica 21 sobre las matanzas en la guerrilla? Si no, leételo y lo comentamos.

Gracias Carlos.
Tenés toda la razón. Nuestra clase media no es representativa, y supongo que ha sido una estrategia el mantenerla tan minimizada. Y esto viene desde la pos-independencia.
Ahora, quería preguntarte, porqué Asía sí y nosotros no? Me dejaste pensando en eso.
Gracias por tus comentarios que igual, son para mí siempre super estimulantes, porque me das más información sobre la cual investigar. Un abrazo!

Gerardo José Sandoval dijo...

Usted dice que el discurso de Obama fue como un discurso de campaña. Lo he leído de nuevo detenidamente. Si bien hay un par de párrafos que son claras promesas , delimitadas por supuesto por la circunstancias, no me parece desde ningún punto de vista posible catalogar el discurso como “de campaña”. En inglés tenía una fuerza poética tremenda, para empezar. Luego constituyo un recuento histórico, muy a su visión claro está, del espinoso y arduo camino que recorrieron para llegar a este momento.
Por otro lado, Obama dijo cosas en su discurso que posiblemente nunca han sido dichas por ningún otro presidente en la historia, cosas como: “Y a esas naciones que, como la nuestra, disfrutan de una relativa riqueza, les decimos que no podemos seguir mostrando indiferencia ante el sufrimiento que existe más allá de nuestras fronteras, ni podemos consumir los recursos mundiales sin tener en cuenta las consecuencias. Porque el mundo ha cambiado, y nosotros debemos cambiar con él”. O “un país no puede prosperar durante mucho tiempo cuando sólo favorece a los que ya son prósperos.”
Además hace clara alusión a ya no depender del petróleo u otros recursos, en franca contraposición a los peces gordos como General Motors.
No sigo. Hay mucha tela que cortar claro, pero insisto con que el discurso fue mucho más allá de una palabrería sin sentido.

Saludos.

Vanessa Núñez Handal dijo...

Gracias Gerardo por tu comentario. En mi muy personal opinión, en el discurso se prometieron una infinidad de cosas, pero no llegó a decirse cómo habrían de ser alcanzadas. Y yo sinceramente no veo cómo. Es obvio que Obama (y su asesor discursivo) son diestros en la palabra, y ese mérito no se les quita. Yo en lo personal trato de medirme en mis espectativas y ser realista, y la realidad es que las cosas están mucho más complicadas de lo que muchos queremos verlas.
En lo que a mí respecta, fue lo de los valores lo que me pareció más rescatable, tomando en cuenta que mi análisis va enfocado sobre todo a Centroamérica. Y aún, varios centroamericanos podrían disentir conmigo. Gracias por pasar y saludos.

Gerardo Handal dijo...

Y allí radica el meollo del asunto: TODOS los políticos hablan de lo que harán, y NINGUNO dice cómo lo hará... Es comprensible claro, ya que realmente NO SABEN como lo harán, y el 90% tampoco tiene la intención de hacer lo que dijo que haría. Claro discurso de campaña, con nada nuevo vs. lo que venimos oyendo en los últimos meses... ACTION NOT WORDS!!!

Carlos dijo...

Vanessa: Para entender mejor esa dinámica, te recomiendo el libro Beyond the Age of Innocence: Rebuilding Trust Between America and the World de Kishore Mahbubani. Mahbubani fue embajador de Singapur en EEUU y en la ONU. Una de las dinámicas que él explica es que después de la 2da. Guerra mundial (es decir, la derrota del Japón), la presencia militar naval de EEUU en el Pacífico propició un “dividendo de paz” que sirvió para fomentar un tipo de desarrollo económico en Asia que impidier una nueva expansión militar imperial de parte del Japón y arrestara la influencia del comunismo a través de China. Fue como un Marshall Plan para Asia parecido al que los EEUU propiciaron en Europa. El asunto es más complejo pero por ahí va la cosa. En América Latina, los EEUU jamás pusieron en práctica algo parecido, ni siquiera después de la Revolución Cubana y la Crisis de los misiles. En mi opinión, la Alianza para el Progreso no se compara con el esfuerzo económico que los EEUU fomentaron en Asia y en Europa occidental. Japón se disparó en su desarrollo económico por ese apoyo de EEUU (y dinámicas internas propiamente japonesas). Algo similar (aunque con marcadas diferencias) ha sucedido en China. El modelo de desarrollo económico chino es un modelo de desarrollo a la gringa con esteróides y ha sido fomentado por EEUU desde la presidencia de Nixon. Es interesante, pensar en lo que ha sucedido en Brazil, Argentina, Chile, México, Cuba y Perú desde esa óptica. En efecto, vista desde esa perspectiva, toda América Latina se ha quedado muy pero muy atrás.

Vanessa Núñez Handal dijo...

Hola Gerar. Es que conincido con vos en que el discurso no decía nada nuevo, aunque muy bien escrito.
Y cabal como me dijiste, si bien es cierto Obama mencionó que no sería fácil salir del a crisis, terminar la guerra, mejorar la imágen de EEUU en el exterior, etc. creo que no lo hizo con el énfasis que merecía. Y sí, un líder debe dar esperanza, pero siempre ha sido cruel hacerlo sobre una base quebradiza.


Gracias Carlos por tu comentario. Voy a buscar el libro o pedirlo por Amazon.
A EEUU no le ha interesado nunca realmente un desarrollo de su "backyard" por razones ambientales, económicas, de seguridad, etc. No sé qué tan concientes hayan sido o no de ello, pero cierto es que Chile (el país más lejano a EEUU en América) fue un experimento que ha parecido dar resultado, al menos en lo económico (lo político y social es muy criticable, claro está). Y tenés razón al decir que la perspectiva cambia con respecto a los países que mencionás si uno lo enfoca a sabiendas de que EEUU decide quien sí y quién no.
Y eso encaja con lo que yo comentaba del discurso de Obama: ellos, los gringos, sí tiene claro quién es quién en el contexto histórico. Nosotros no. Y conocer la historia te da un poder invaluable: saber cuál es el punto flaco y el débil de cada sociedad. Y a su vez, a quienes conviene seguir teniendo jodidos y a quienes ayudar. Suena terrible, pero no descabellado. Gracias y voy a buscar ese libro, ya me dejaste picada. Un abrazote.

Alex dijo...

Yo creo que a El Salvador lo que le afecta mucho es su limitada exposicion a las culturas extranjeras. Arriba guatemala, abajo honduras, buenos ejemplos.... no?
Necesitamos lograr que mas extranjeros emigren a El Salvador para que aprendamos de sus culturas directamente.

Vanessa Núñez Handal dijo...

Hola Alex. Gracias por tu comentario. Fijate que yo creo que El Salvador, más que cualquier otro país de CA está expuesto, y en mucho, a la cultura del norte. No México, sino EEUU. Esa influencia que EEUU tiene sobre nuesto país, no se mira aquí en Guate. Aquí la influencia la reciben sobre todo de su vecino mexicano.
Y en cuanto a las emigraciones, pues no es tan sencillo. Un país debe reportar algún tipo de ventaja para que alguien decida dejar su país e irse a otro. Difícil cuando se trata de un país subdesarrollado, como es el caso nuestro.
Cuando una Cía. multinacional muda a un ejecutivo a nuestros países, no sólo le paga un sueldazo, le alquila una casa en el lugar más caro, le da Club, colegio de los niños, etc. (todos incentivos para que resulta atractivo), sino que sobre todo le jura que es temporal, y que e aquí van a un lugar mejor. Así que voluntáriamente sí veo díficil lograr extranjeros. Idea que por otro lado se asimila mucho a la tesis de blanqueo de sangre que durante el siglo pasado implementaron países como Chile, Argentina y hasta la misma Costa Rica. Gracias por pasar, paso en un rato más por tu blog. Saludos,

Alex dijo...

El puerto de la union, la carretera longitudinal del norte, son buenas oportunidades para atraer extranjeros. Seria chivo tener un barrio chino en sonsonate, o un bronx en la libertad, cosas asi.