7 ene. 2009

"Life" en mi vida y en Google

La Revista “Life”, de la que hablé aquí, marcó una etapa importante de mi vida. Mi papá se suscribió a ella durante unos cuantos años (fines de los 60’s y principios de los 70´s), y de ello quedaron varios ejemplares trascendentales en mi casa, que durante años hojeé con respeto (porque mi papá los guardaba como a un tesoro, y lo son) y con la curiosidad propia de una niña que quiere explorar el mundo.
En estos ejemplares, que hoy son de mi propiedad y que releo con fascinación de tanto en tanto, se documentaba la llegada del hombre a la luna, el asesinato de Kenndy, Woodstock, el fusilamiento del Ché Guevara, etc.
Recuerdo haber visto una y otra vez la secuencia fotográfica del asesinato de Kennedy (foto inserta) tomada por un aficionado que estaba en el lugar y día de la tragedia y que “Life” publicó y analizó de forma escalofriante. Un convertible descapotado color negro. Un Kennedy desamparado y sufriente al ser impactado por una bala en el cuello y que, llevándose las manos al cuello, parece ahogarse en su propia sangre. El impacto fatal y el craneo estallando en pedazos que caen en el regazo de una Jacqueline Kennedy que portaba un vestido rosado con negro, a la última moda de aquel entonces. La mujer huyendo por la parte trasera del coche, quizá para evitar ser asesinada también o aterrorizada ante el cuerpo destrozado de su marido. Uno de los guardaespaldas corriendo hacia ella, vestido con un traje muy similar al que por esos años vestían los Beatles. La corbata al aire era la que mejor expresaba la angustia del momento. (¿Qué habría hecho yo en el lugar de Jacqueline Kennedy?, me preguntaba a mis 8 años. Porque haber salido gateando sobre el baúl del carro me parecía poco decoroso, pero tampoco lograba dimensionar que frente a una tragedia como esa, de nada vale el decoro.) Las motos policiales a ambos lados, que nada pudieron hacer para impedir el ataque. Dos números más tarde Lee Harvey Oswald y su misterioso asesino.
También recuerdo las fotografías de una Tierra inmensa, con mares azules como precipicios y nubes que apenas dejaban distinguir la tierra firme. ¿Cómo respirarían allá? ¿Sería frío? ¿Y si no hubieran logrado volver? Luego mi profesor de física (un ingeniero aeronáutico graduado en Alemania (o sea que no me pregunten porqué daba clases en un colegio)) nos explicó que efectivamente existió ese riesgo. Que los ingenieros de la NASA hicieron mal no sé qué cálculo y el módulo lunar estuvo a punto de pasar de largo sin ser atrapado por la gravedad de la Tierra, lo que hubiera representado que éste quedara perdido "per secula seculorum" en el espacio. Y la sola idea me resultaba escalofriante.
Y ahora, luego de tanta historia y tanta niñez entretenida mediante las fotografías de gran formato de “Life”, Google anunció que subirá 10 millones de fotografías aparecidas en dicha revista, extinguida desde el 2007 (1936-2007), y de las cuales ya pueden ser vistas tres millones aquí.
Se trata de fotografías que cambiaron la forma de ejercer el arte de captar imágenes con un lente. Son fotografías que cuentan historias, que hacen que el observador se sienta involucrado. “Si tus fotografías no son suficientemente buenas, seguro es porque no te acercaste lo suficiente”, decía Robert Capa, uno de los miembros del ejército fotográfico de los tiempos dorados de la revista. Y para darse una idea de cuán en serio se tomaba esta máxima, bastará con saber que el mismo Capa murió precisamente al pisar una mina en Indochina, mientras realizaba un reportaje fotográfico para “Life”.
Disfrútense pues estos primeros tres millones de imágenes que cuentan la historia de EEUU y parte de la historia mundial. Pero habrá que darse prisa, porque existen otros siete millones de fotografías esperando por ser vistas and "Life is simply too short!"

7 comentarios:

Alberto B. dijo...

Que impresionante la cantidad de fotografias que contienen los files de Time Life. Gracias por el dato. Hare una exploracion exhaustiva de las fotografias.

Ada dijo...

Recuerdo el primer reportaje que leí de la revista Life en los ochentas. Tenía como 10 años. El artículo era sobre las muñecas Cabbage Pals Kids. En sus fotos presentaba una abuelita china con su nieta bebe, que se ganaba la vida confeccionando cientos de estas muñecas. Claro obiamente le pagaban minucias para luego venderlas entre 60-100.00 dolares. Nunca quise una de esas por conciderarlas un símbolo de explotación.

Vanessa Núñez Handal dijo...

Pues 10.000.000 es bastante, realmente. Y hay unas fotos espectaculares.

Mi hermana le regaló a mi papá hace años un libro inmenso, donde venían las mejores fotos de "Life" hasta 1989.

Me impactó mucho ver que varias de las fotos más famosas que conocemos han sido tomadas por gente de esta revista.

Vanessa Núñez Handal dijo...

Hola Ada. Gracias por tu comentario. No tenía ni idea de que así fuera la fabricación de estas muñecas, que cabal, causaron furor en los 80´s. De hecho, en algún momento yo pedí una y jamás pudieron comprármela porque se agotaban. Era algo increíble. Incluso, pusieron una regulación, para que nadie saliera con más de dos o tres muñecas por cabeza, un asunto así. Impresionante la explotación que puede haber tras un éxito comercial. Gracias por contármelo, ya voy a buscar las fotos y la historia. Un abrazo.

Anónimo dijo...

Simply great!

Ana Patricia dijo...

Vanessa, quien era "ingeniero aeronáutico graduado en Alemania"?????????? Estoy pensando en Herr Lindel o el Sr Cruz... porfavor contesta rapido....... :)

Vanessa Núñez Handal dijo...

El Sr. Cruz niña! no sabías que eso era lo que había estudiado en Alemania? jodido luego tener que dedicarse a ser maestro, verdad? pero así son las cosas en nuestros paícitos subdesarrollados.
Lindel creo que era maestro en matemáticas, no más. Y por fin, ser murió o no?