14 jul. 2007

Libros en El Salvador

Aún so pena de equivocarme, porque ya llevo más de 4 años fuera de El Salvador, mi impresión es que en nuestro país hay pocas opciones en cuanto a la compra de libros se refiere.
Recuerdo mis años “mozos” cuando estudiaba derecho y mi única opción de compra de libros (no de literatura sino de mi carrera) era la Librería de la UCA. Sí, el mismo estante esquinado a mano derecha, donde es tan difícil ver los títulos porque están todos amontonados y algunos son tan viejos que no daban ni ganas de gastar los (en aquel entonces) 150 colones que valían. Las opciones de comprar literatura eran también reducidas. Mis primeros libros los leí en el colegio, y la mayoría me los prestaban ahí, ya que tenían un sistema de “reciclado de libros” que en ese momento fue una ventaja… A la larga no, porque simplemente uno nunca “posee” el libro que lee. ¿Qué socialismo puede ser peor que ese? Así que nunca supe dónde se compraba El Mío Cid, Andanzas y Malandanzas (o del chucho Nerón), Doña Bárbara, Cien Años de Soledad, La Celestina, La Ilíada y la Odisea, etc.
No fue si no hasta con la aparición de La Casita y Punto Literario que la cosa pareció comenzar a mejorar. La variedad en ambos lugares iba en aumento. Uno podía (cosa que antes no pasaba) estarse horas revisando títulos, viendo portadas, oliendo el papel y la tinta de libros muy lindos. Porque eso sí tenían —Punto Literario sobre todo—, traían sólo las mejores ediciones… lo cual daba como resultado que los precios fueran elevadísimos. Ahí compré El Mundo de Sofía y varios de Brian Weiss (¡sí lo acepto, soy culpable! No, nunca pude verme en otras vidas, aunque tengo una amiga que dice que ella pudo regresar a otras vidas y en una se vio como negro gigante en una isla…en fin). Supongo que los precios también se disparaban por los impuestos y porque de alguna forma habría que mantener el restaurancito que terminó por ser punto obligado para todos los que por aquella época andábamos sedientos… no, no de cultura, sino sedientos de verdad y queríamos vivir la emoción de un San Salvador cosmopolita. El resultado fue obvio: Punto Literario cerró al par de años, si es que no antes, no recuerdo. Pero fue un buen intento. Digamos que Punto Literario fue el equivalente a lo que aquí en Guatemala es Sophos, el error fue haber sido tan caros y "exclusivos".
En cuanto a La Casita pues no puedo decir mucho. Sí compré ahí varios libros, pero no recuerdo. No sé, el ambiente no invitaba a sentarse y leer, o al menos ojear un libro. Tenían muchos, no todos los que se hubiera querido, claro, pero más de los que tenían otras librerías.
También estaba La Ceiba, de quien desconozco si realmente es editorial, en el sentido exacto de la palabra, es decir: no sé si editan. Tienen algunos títulos, algunos libros interesantes, pero no mucha variedad.
Finalmente (como todo estudiante vuelve a su “alma mater”) la Librería de la UCA es hoy día mi lugar obligado de visita cada vez que voy a El Salvador. Ahí me paso un par de horas revisando con el cuello adolorido (porque sí qué cuesta leer títulos así de ladito), y siempre encuentro cosas interesantes. Sobre todo en el estante de UCA editores (a mano izquierda enfrente de la entrada), que aunque sus títulos parecen limitados, siempre dan sorpresas. La última vez encontré mucha obra de cuentistas salvadoreños, algunos viejitos otros más nuevitos, como Jacinta Escudos y su “Contra Corriente”.
Sanborn´s abrió también con una buena dotación de libros (la comida es horrible eso sí), que más que ser mucha está bien seleccionada. Es casi como la biblioteca que uno quisiera ver de entrada en toda librería. Que son caros, sí lo son, pero díganme ¿en dónde, antes de eso, habrían podido encontrar en El Salvador los dos tomos de los cuentos completos de Julio Cortázar?
Total que si bien es cierto que en El Salvador hay opciones de compra para el que tenga dinero, el que no lo tiene se lo lleva la Chicago Rock. Los libros son caros y cuesta encontrarlos. Tampoco hay como pedirlos (La Casita creo que sí trae por encargo). Así que supongo que Amazon podría rescatar a muchos, pero siempre existe el inconveniente de la traída, que muchas veces resulta más cara que el libro mismo, y que si no se tiene un P.O. Box (como es mi caso) el libro pues se tarda años.
Así que si ustedes saben de otros lugares para comprar libros en El Salvador, buenos bonitos y baratos, pues pasen la noticia no más, que aquí se anda necesitando.

9 comentarios:

el antropologo inocente dijo...

Tenés razón, yo visito contantemente "la casita", aparte de los precios y la cantidad de "libros" esotéricos, el servicio al cliente es su siguiente problema, parece que solo una persona es amable en ese lugar, una señora delgada y morena, que normalmente esta en cajas.
Creo que son peores los dueños, sobre todo la señora, yo que llego cada mes desde que abrió la libreria nunca la he visto sonreir, aparte de los regaños que hace a sus empleados frente al publico, creo que nunca me ha saludado, aun cuando soy un buen cliente.

Vanessa dijo...

Jajaja, ese chambrecillo no me lo podía. Ya voy a ir a comprar algo para ver la escena... jajaja. Saludos!

Herberth Cea dijo...

Yo conozocovarios lugares libros buenos y baratos: El Centro ahí se encuentra de todo, sólo que hay que armarse de paciencia, mucha paciencia. La esquina del Cine España hay un modesto puestecito, por el Parque San José hay varias librerías, que si bien son usados los libros muchos estan en buen estado, otros por lo agreste del Centro están sucios pero vale la pena la búsqueda.

Lo de la casita si, a mí ya me atendió "muy amablemente" esa señora je je.

Vanessa dijo...

Hola Herberth. Pues gracias por el dato, la verdad que es muuuuuy bueno saber esas cosas. También hay otra señora, ahí por la Avenida Olímpica, que en el portón de su casa vende libros viejos. Unos bieeeeeeeeen viejos y desvencijados... otros igual, pero interesantes. No muy caros. Saludos y a ver si nos damos una vuelta por el centro un día de estos que llegue. Saludos.

Herberth Cea dijo...

Hay me avisa. Los libros usados usualmente traen sorpresa, eso los hace más interesantes. :)

Vanessa dijo...

Eso es cierto... los libros usados traen a veces anotaciones, cartas y hasta fotos entre sus páginas... De esa procedencia tengo la 1a edición (pasta dura) del Cristo Negro de Salarrué, por ej. Y otro de Gabriela Mistral, editado en México. Saludos y gracias por visitarme.

Anónimo dijo...

AYUDA: TENGO UNA AMIGA QUE LE GUSTARIA PUBLICAR UN LIBRO AQUI EN EL SALVADOR CON ALGUN EDITORIAL SI ALGUIEN CONOCE COMO Y DONDE PUEDE HACERLO ME GUSTARIA TENER SU AYUDA MANDENME SUS MUESTRAS DE AYUDA AL CORREO: gabrielillo_arq@hotmail.com

Gracias.-

Anónimo dijo...

Clásicos ROXSIL en Santa Tecla son una Librería y Editorial.

Patria Grande dijo...

Bueno como el autor claramente lo indica, es para los que quieren estar en la escena de El Salvador Cosmopolita, lo sedientos de verdad compramos libros por donde era antes la lotería o en la esquina de donde fueron los cines España, son usados, pero las letras por sabia decisión de Dios, no se desgastan, ahí compre Moby Dick,Todos los de salarrue (si incluyendo El Cristo Negro)y tambien los de Garcia Marquez, que aunque ya fieron comida de polillas en su mayoria, no gaste mas de $3.00 por cada libro.