23 ago. 2012

Rafael Lara-Martínez, sobre DIOS TENIA MIEDO

Colaboración y vergüenza en Vanessa Núñez-Handal 


Sólo recordamos que no habíamos traído un solo recuerdo.   AM-H

Por Rafael Lara-Martínez
NUEVO MÉXICO- Entre las tormentas que detienen los aviones. Las nubes densas que los paralizan. Al sopor de mi cansancio, leo Dios tenía miedo (2011) de Vanessa Núnez-Handal. Todo afán de vuelo decae ante el tifón que arrecia el golfo de México. 

Ahí advierto que las lluvias torrenciales no sólo causan el temor de las máquinas a desafiar la ley de gravedad. También provocan el ocaso de ciertos ideales por un simple cambio de género. La tormenta se vuelve el tormento. Desde “la noche […] se dispara el fantasma de todo un pasado” que la novela testimonial de los ochenta jamás hace suyo. 

No hay comentarios: