3 ene. 2012

CARTA DE PROTESTA POR LA DESTRUCCION DEL MURAL DE FERNANDO LLORT




El pasado viernes 30 de diciembre del 2011 las autoridades de la Iglesia Católica, junto con la empresa Servicios Inmobiliarios Molina, destruyeron el mural “La armonía de mi pueblo” del artista Fernando Llort que se encontraba en la fachada de la Catedral metropolitana. Dicho mural constituía un invaluable patrimonio artístico emblemático de la ciudad de San Salvador.


El mural fue dedicado por el artista a monseñor Óscar Arnulfo Romero. Estaba formado por 2,700 azulejos en cerámica de 25 centímetros cuadrados cada uno. “En el mural está representado alegóricamente el pueblo de Dios, el nuevo hombre y la nueva mujer con los instrumentos que utilizan para su trabajo, los ángeles guardianes, la paloma, símbolo de la paz y, coronándolo todo, una representación de la Última Cena y el símbolo de Dios”, dice el sitio web del máximo templo católico del país. Para crear el mural, el artista trabajó junto con su familia y artesanos moldeando, dibujando y pintando a mano cada uno de los mosaicos a lo largo de un año, para luego instalarlos en la fachada de catedral en 1997, hace 14 años. Su realización fue gracias al aporte de la comunidad católica que con su aprobación y aporte monetario lo hizo posible.


Leer la carta de protesta completa aquí.

1 comentario:

Alberto B. dijo...

Brutos con poder para destruir lo sagrado en nombre de Dios. Indignante.