10 may. 2011

Soy mamá y soy libre... ¿Imposible?


Ser mamá
y gozar de libertad, parece un contrasentido hoy día (¿o desde siempre?).

Y es que, según la más burda y prejuiciosa cultura popular (léase: grenchada), una mamá debe ser sacrificada, abnegada, buena, decente, incapaz de anteponer sus deseos a los de otros, exenta de malos pensamientos, santa, “el ángel del hogar”, en fin: perfecta y no humana.

En consecuencia, la gran mayoría nos sentimos (o nos quieren hacer sentir) siempre culpables de ser incapaces de llenar la inmensa y aturdidora gama de expectativas que pesan sobre nosotras.

Sin embargo, tendríamos que renunciar a nuestras vidas, nuestros cuerpos, nuestros sueños, nuestros deseos, nuestro self, para poder (medianamente) alcanzar el patrón.

Yo opino, pese a todo, que es posible ser mamá (no buena ni mala, sino mamá humana/real), sin tener que anularse o perderse una misma. Que es posible seguir viviendo, seguir luchando por alcanzar nuestras metas, por ser una persona realizada, sin tener que sacrificar a nuestros hijos.

¿Cómo? La respuesta es simple, pero no siempre obvia: con ayuda.

Sí. Una mamá no puede ser mamá a tiempo completo. Una mamá no puede estar siempre de buen humor. Una mamá no puede estar ahí las 24 horas del día. Una mamá no puede saberlo todo. Una mamá no puede querer siempre ser mamá. Una mamá no puede tener siempre paciencia para dejarse ella por último. Una mamá puede, de vez en cuando, querer ser otra cosa que no sea mamá.

Y bien, para todas aquellas que sienten culpa por irse a tomar un café, leer un libro, ver una película, salir con las amigas, fumarse un cigarrito, hacer el amor, lavarse el pelo durante más de tres cuartos de hora, tirarse en la cama a pensar en sus sueños, o simplemente por tener ganas de salir huyendo, les digo lo que una persona muy, pero muy sabia me dice siempre: que no hay peor forma de criar a los hijos que la culpa.

Y como los hijos tienen necesidades que hay que atender, pues hay que tratar simplemente de buscar ayuda. ¿En quién? Es la pregunta obvia, que sin embargo a muchas les cuesta responder: pues en su marido, padres, muchacha, maestros, profesionales, etc.

Y es que hay que aceptarlo: Usted, señora madre (ni nadie) puede sola con esta pesada labor de ser madre. Y lo más importante, no sienta culpa por lograr que otros le ayuden en la tarea (aunque luego se lo saquen en cara y la juzguen con dureza). Al fin y al cabo que, hagamos lo que hagamos, las mamás siempre seremos juzgadas con una vara enorme.

Feliz día de las madres y de las personas que ayudan a éstas en la difícil labor de serlo.

8 comentarios:

Ana from far away! dijo...

Hola! (es ana laura la prima de ilse de CR)... me encantó este post, vi el link en FB! es tan cierto, y no solo se aplica en eso de ser mamá, también en la vida en general. Hay que dejar la carrera de lado, sueños, metas etc. para poder ser un ama de casa 100% dedicada...

Anónimo dijo...

Te felicito por ésta publicación amiga! Me siento más que identificada...y apoyo totalmente lo que decis. Soy Gabriela, de Argentina y me gustó mucho tu blog. Cariños

Juan Carlos dijo...

Cierto cierto cierto.
Vanessa mire este es mi blog http://dehistoriasypensamientos.blogspot.com/2011/05/carta-de-un-adios.html (que conste que esta empezando) ..y lo que publico pues son líneas que voy escribiendo segun me sienta. Ahi me cuenta y me dice si lo sigo o me dedico mejor a la pesca. Saludos. (Ah..y por si no se acuerda soy alumno suyo de la UVG)

Vanessa Núñez Handal dijo...

Hola Ana Laura! Qué gustazo saber de vos! Qué tal todo por CR? Te cuento que las tortugas, gracias a tus consejos, siguen vivas y grandotas! Es jodido esto de ser mamá, niña, por eso hay que estar bien segura de que es lo que una quiere.
Cuándo vas a Panamá? Yo le he prometido una visita a la Ilse, a ver si coincidimos y nos echamos otra platicadota! Un abrazo y gracias por pasar!

Juan Carlos: Ahhh, le daré una ojeada a tu blog! Gracias por pasarme el link. Y claro que me acuerdo de vos! jajaja. Un abrazo

Lucy Cristina dijo...

Hay que regalar este texto en tarjetas del día de la madre! Basta de planchas y licuadoras!!!

Ines dijo...

Estamos aca con Berenice, (que por cierto esta meritoreando en el juzgado), leyendo el articulo, y si tienes razon una siempre es juzgada duramente pero la verdad sin ser tachada como egoista, los hijos son prestados y tienes que darles el tiempo calidad y nesesario para que se formen y sean ellos mismos, ya que una vez crecen muchos nisiquiera se interesan por los padres, por eso considero que tienes que llevar una vida equilibrada como madre pensando tambien mucho en ti como persona porque llegara el dia que estaras sola lastimosamente y ver hacia atras y solo ver sacrificios, no creo que vale la pena. saluditos amiga

Vanessa Núñez Handal dijo...

Chau, jajaja, me has hecho reír! Y de cacerolas y tostadoras de pan, jajaja. Un abrazote hasta Panamá!

Vanessa Núñez Handal dijo...

Inés: sorry, pero tu comentario me apareció después. El problema es que, si vos no estás bien, es decir, contenta, realizada, haciendo lo que te gusta, ¿cómo podrías sacar lo mejor de vos para dárselo a tus hijos? Y los hijos son de la vida, niña, han de volar un día, uno tiene que tener una vida armada para cuando eso suceda. Si no, ahí está la típica nana hostigue que les vive sacando en cara "tooooodo lo que yo sufrí por ustedes, y ustedes son unos malagradecidos". Qué pereza! Un abrazo y a ver cuándo te veo a vos y a la very very Nice.