10 abr. 2011

Look, I´m still around


Llevar un blog es complicado. Llevarlo de verdad, digo. Comprometerse a postear cada tanto, mantener contacto con aquellos que te leen. En mi caso, procuraba hacerlo cada semana. Ya no.

Me fui a Europa. Un viaje largo que me reseteó las ideas y me descomputó mis puntos de vista. Me puse triste. Y con tristeza es difícil ser objetivo (como si un blog se tratara, de serlo, claro). Quizá sea más exacto decir que a causa de ese viaje y los sucesos que de él derivaron, perdí mi voz narrativa. (La inmediatez de Facebook tampoco ayuda.)

Al volver, y este es el punto por el cual me disculpo, no encontré la forma de reiniciar mi rutina.

Decir las cosas ya no resultaba fácil, porque la obviedad se había escaseado en mi vida.

Bendita la duda, y mil veces maldita la certeza, porque la primera permite cuestionamientos, la segunda nos hace intolerantes y crueles.

Concluyo pues que, antes estuve escribiendo desde la segunda. Hoy, dudo aún de las certezas que tuve y tengo.

En esta extraña mañana de domingo, han vuelto las ganas por hacer el intento de buscarlas. Vuelvo a la carga sin armas (advierto), pero con la convicción de que podré irlas construyendo en el camino. Mi blog, espero, habrá de ser un taller importante en mi herrería. Así sea.

Pd.: En la foto, una banca solitaria que encontré en mis caminatas por la hermosa y fría Budapest.

6 comentarios:

Lilian Fernández Hall dijo...

Bienvenida de vuelta al blog, Vanessa. Muy sabias palabras las tuyas. Un abrazo, amiga.

Vanessa Núñez Handal dijo...

Hola Lilian. Un abrazote para vos también!

J M dijo...

Es la primera vez que visito tu blog, pero entiendo muy bien lo que dices... saludso y que vuelvan las palabras!!!

Anónimo dijo...

Ya te extrañaba! YO

Wendy García Ortiz dijo...

¡Empiezo a seguirte! Un abrazo.

Vanessa Núñez Handal dijo...

JM: gracias por pasar!

YO: yo también! jajajja