27 sept. 2010

La fuerza medioambiental de la pobreza


18 de septiembre del 2010.

Me siento en un pequeño café de la plaza central de Vilafranca de Penedés, en Catalunya. Leo el periódico mensual Barcelonés, que -aunque Usted no lo crea- es de lo mejorcito que he podido conseguir aquí, en términos de medios culturales. Una especie de periódico-revista cultural mensual, cuyos artículos, con cierto toque de cinismo, me hacen pensar que las cosas andan más o menos igual en todo el mundo.
De pronto, en la página 12, encuentro un artículo llamado “Los diez mandamientos del consumidor responsable”. 1) Consumirás alimentos de temporada y que cumplan con la denominación “kilómetro cero”. Así conseguirás que tu comida sea más fresca, barata y sana. 2) Te preguntarás (antes de consumir) si este acto se debe a una necesidad o simplemente a un impulso. Si decides comprar por impulso, hazlo (…) sin engañarte. 3) Harás del mercado tu segundo hogar. Compra alimentos a granel y lleva tus propias bolsas reutilizables. 4) Dirás no a los embalajes innecesarios. Y así sigue el artículo, hasta llegar a 10.
Y mientras leía, yo pensaba que, lo que para los catalanes es una educación al consumidor, para nuestros países es una necesidad.
En otras palabras, esta gente está luchando por llegar a ser lo que nosotros ya somos, por el simple peso de la pobreza, y sin esforzarnos. ¿Qué tal?

2 comentarios:

Anónimo dijo...

Qué foto más bonita. Dónde es? YO

Vanessa Núñez Handal dijo...

La tomé en el Monasterio de Melck, fijate. Era el almuerzo de una de las guardias.